5 formas para adquirir ciudadanía de Estados Unidos y su pasaporte

Quiénes son estadounidenses

La ciudadanía americana brinda, entre otros derechos, poder vivir y trabajar sin restricciones en los Estados Unidos y viajar con el pasaporte de ese país.

Es muy común pensar que la nacionalidad estadounidense sólo se obtiene si se nace en el país, pero eso es una idea equivocada. De hecho, son varios los caminos para obtener la ciudadanía americana, ya que se puede conseguir de las siguientes formas:

  • Por nacimiento en Estados Unidos, si bien con una excepción,
  • Por derecho de sangre al ser hijo de estadounidense, si bien los padres deben cumplir con una serie de requerimientos para poder transmitir la nacionalidad por sangre
  • Por naturalización, que a su vez permite casos muy distintos
  • Por derivación
  • Por adopción

A continuación, los requisitos para cada caso.

Ciudadanos por nacimiento en Estados Unidos

La forma más común de adquisición de la ciudadanía estadounidense es por nacimiento en el país, lo que se conoce como jus soil.

Casi todos los nacidos en Estados Unidos son ciudadanos americanos. La excepción son los hijos de padres extranjeros que se encuentran temporalmente en EEUU trabajando como diplomáticos para el gobierno de otro país. Ello se debe a que los diplomáticos no están sujetos a la jurisdicción de Estados Unidos. 

La ciudadanía americana para el resto de los nacidos en el país está protegida por la Enmienda 14 de la Constitución.

No importa el estatus migratorio de los padres. Si un bebé nace en Estados Unidos o en uno de sus territorios (por ejemplo, Puerto Rico), el niño es estadounidense aunque uno o los dos padres sean indocumentados.

Ahora bien, antes de venir a Estados Unidos a dar a luz para así asegurarse el pasaporte estadounidense para el recién nacido, conviene conocer los riesgos de tener un hijo en Estados Unidos con visa de turista.

Ciudadanía americana por naturalización

La naturalización es un trámite por el que un extranjero que es residente permanente legal solicita voluntariamente la ciudadanía americana. 

La mayoría de las naturalizaciones tienen lugar cuando un residente permanente legal solicita la ciudadanía cinco años después de haber conseguido la green card o de tres años si están casados con un estadounidense.

Se estima que en la actualidad aproximadamente ocho millones de residentes permanentes legales cumplen los requisitos para solicitar la ciudadanía por naturalización. Muchos no lo hacen porque le tienen miedo al examen de conocimientos históricos y cívicos y, muy especialmente, al de inglés.

Sin embargo hay que tener en cuenta que existen excepciones y casos en los que no hay que rendir el examen de inglés durante la naturalización. Si esa es la razón, conviene informarse de las reglas.

Además, hay casos especiales de naturalización:

Los ciudadanos naturalizados adquieren, básicamente, los mismos derechos que los ciudadanos por nacimiento.

Sin embargo, no pueden aspirar a ser presidentes del país, un privilegio reservado a lo que se denomina "natural born citizens".

Por último, despejar dos dudas muy comunes. En primer lugar, que en contra de lo que frecuentemente se cree, los ciudadanos americanos por naturalización no pierden la ciudadanía si abandonan Estados Unidos y se van a vivir de forma definitiva a otro país. Esa situación se daba en el pasado, con otras leyes, pero ya no es así.

En segundo lugar, Estados Unidos permite la doble nacionalidad, es decir, no exige que se renuncie a la de nacimiento como condición para adquirir la estadounidense por naturalización. Sin embargo, antes de solicitar la naturalización es aconsejable verificar las leyes del país de origen porque en muchos casos adquirir la ciudadanía de Estados Unidos puede significar perder automáticamente la del país de origen.

Ciudadanía derivada automática para hijos de naturalizados

Cuando una persona adquiere la nacionalidad americana por naturalización, sus hijos se convierten en estadounidenses de forma automática siempre y cuando:

  • Sean menores de 18 años y residentes permanentes legales. Es decir, sean titulares de su propia tarjeta de residencia.
  • Que vivan con el papá o la mamá que se convierte en ciudadano y que éste tenga su custodia física y legal de los menores de edad.

Esto es así desde el 27 de febrero de 2001, cuando entró en vigor la reforma de la Ley de Ciudadanía para Niños, conocida como CCA, por sus siglas en inglés.

Esa fecha es muy importante porque las reglas que aplicaban con anterioridad eran diferentes. Por lo tanto, las personas en esa situación deberían obtener más información en este enlace sobre cómo probar la ciudadanía americana derivada en estos casos y qué sucede con las personas en esta situación con anterioridad a la entrada en aplicación de la nueva ley.

Adopción por parte de ciudadanos estadounidenses

Los niños nacidos en el extranjero que son adoptados por ciudadanos americanos adquieren, por lo general, la nacionalidad de sus padres. Pero existen diversos casos que conviene conocer ya que es posible en algunos casos que se adquiera la situación de residente permanente legal.

Nacidos en el extranjero cuando los padres son americanos o derecho de sangre

Las personas nacidas en otro país son americanas desde el momento de su nacimiento si el padre, la madre o ambos son estadounidenses.

Pero siempre y cuando se cumplan una serie de requerimientos muy estrictos que son diferentes si ambos padres son ciudadanos, si sólo es uno de ellos y si están solteros o casados.

Las personas interesadas pueden informarse sobre los requisitos que deben cumplirse para transmitir por derecho de sangre la nacionalidad por padre o madre al hijo nacido en el extranjero, lo que también se conoce como derecho de sangre o ius sanguinis.

Cuando no se cumplan, en algunos casos todavía será posible que el menor obtenga la ciudadanía pero a través de un abuelo y pasando por un proceso de naturalización.

Una creencia común que es errónea

Frecuentemente se cree que se puede adquirir la ciudadanía americana por matrimonio con un estadounidense. Esto no es así. El matrimonio puede dar lugar a una tarjeta de residencia permanente, y el residente puede luego solicitar la naturalización, tras 3 años de matrimonio con el cónyuge estadounidense.

En otras palabras, el simple matrimonio con un ciudadano no convierte a un extranjero en estadounidense.

La ciudadanía americana en Puerto Rico y otros territorios

Las personas nacidas en Puerto Rico, Islas Vírgenes Americanas, Guam y las Islas Marianas del Norte son ciudadanas desde el momento de su nacimiento. De hecho, cumplen con el requisito de "natural born" y podrían ser presidentes de Estados Unidos.

Por el contrario, los nativos de la Samoa Americana, la isla de Swains y las islas conocidas como Minor Outlyings, ubicadas en el Caribe y en el Pacífico, no son ciudadanos.

Son sólo nacionales. Pueden residir y trabajar en EU, no pueden votar.

A tener en cuenta: trabajo limitado a ciudadanos

Hay importantes diferencias entre ser ciudadano americano o residente permanente legal. Entre ellas, desde el punto de vista migratorio destaca que los ciudadanos pueden pedir los papeles para más familiares.

Otra diferencia importante es que los ciudadanos tienes acceso a los trabajos en el gobierno federal, que cuenta con más de dos millones de empleados civiles que en ocasiones están vetados para los no ciudadanos.

Estas son las 50 profesiones con más demanda en la actualidad, junto con los salarios medios que pagan y los estudios que se requieren para cada una de ellas.

Casos interesantes de otros países

En Estados Unidos no es posible comprar el pasaporte americano. Sin embargo, eso sí es posible en otros lugares. Estos son 20 países que tienen programas de concesión de ciudadanía y/o residencia a cambio de una inversión. Las cantidades y las condiciones varían mucho. Algunas son realmente interesantes.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.