13 beneficios e incentivos por alistarse en el Ejército de EE.UU.

Mujer militar con su hijo
Los beneficios e incentivos se tienen en cuenta a la hora de alistarse en el Ejército de Estados Unidos. Foto de Catherine Ledner. Getty Images

Entrar en cualquiera de las ramas del Ejército de los Estados Unidos lleva aparejado, además del sueldo, una serie de beneficios y, en ocasiones, incentivos suculentos.

Este es un asunto de interés para los latinos, nacidos ya en Estados Unidos o migrantes, porque cada vez más un mayor número se alista para a servir en cualquiera de las ramas del Ejército de los Estados Unidos. En la actualidad son el 14 por ciento del total de militares en servicio activo, pero la cifra sube al 16 por ciento si se cuentan sólo las nuevas incorporaciones.

Y es que el Ejército en todas sus ramas –Army (Tierra y Guardia Nacional), Navy (Marina), Air Force (Aire), Coast Guard (Guardia Costera) y Marine Corps (Marines) – parece como una buena alternativa para labrarse un futuro. Las estadísticas indican que esta opción resulta incluso un poco más atractiva para las latinas que para los varones hispanos.

En la actualidad. el Ejército de Estados Unidos es el tercero mayor del mundo en cuanto a personal, solamente después de los de China e India. Tiene un total 1.281.900 millones de soldados y oficiales en servicio activo y 801.200 en las 7 Reservas. A todos aplica una serie de beneficios y, en algunos casos, notables incentivos.

13 beneficios por ingresar al Ejército de los Estados Unidos

Los beneficios son para todos los miembros, aunque algunos específicos pueden variar según la rama en la que se ingresa y son los siguientes:

1. Educación. Existen varios caminos que permiten a los miembros del Ejército cursar estudios universitarios mientras forman parte activa del Army o incluso si se realizan dentro de los 10 años siguientes a la finalización de la relación con el Ejército. 

Los programas que permiten esta educación son: GI Bill, Tuitition Assistance, College Reimbursement Plants e incluso la obtención de créditos universitarios por entrenamiento realizado en el Ejército. 

2. Vacaciones. Tanto soldados como oficiales pueden disfrutar cada año 30 días de vacaciones pagadas. 

3. Promociones. Una vez que se está en el Ejército es posible ascender de rango mediante promociones. Cuando mayor es el rango, mayor es el sueldo. Hay que tener en cuenta que cada una de las ramas militares tiene su propio sistema y que incluso se le puede llamar a los rangos de distinta manera. Sin embargo, el sueldo es igual para cada nivel, sin importa cómo se le llame o si se trata de Marines, Marina (o naval), Aire, Guardia Costera o Tierra.

4. Seguro médico y dental. Está plenamente cubierto mientras se permanece en servicio activo.

5. Tiendas en las que no se pagan impuestos. Se llaman Commissaries o Exchanges. Existen tres tipos: AAFES, para Aire y Tierra, Nexcom para la Marina y el Marine Corps Exchange. Siempre supone un ahorro, particularmente con artículos caros.

6. Actividades de Recreación, Moral y Bienestar. Es lo que se conoce como MWR, por sus siglas en inglés. Son actividades que se brindan a los militares y a sus familias. Lo cierto es que son muy variadas y difieren notablemente entre las distintas bases y la rama del Ejército en la que se sirve. 

7. Inmigración. Servir en el Ejército puede tener beneficios migratorios para la persona que se alista y también para sus familiares. Para el soldado u oficial, destacan la posibilidad de adquirir la ciudadanía por naturalización en condiciones ventajosas, si se trata de un residente permanente.

Además, los familiares indocumentados de un ciudadano que sirve en el Ejército podrían beneficiarse del programa Parole in Place para obtener los papeles. Sin embargo, los migrantes indocumentados no deben, bajo ningún concepto, buscar ingresar a una base militar. Se están dando casos de arrestos y los migrantes quedan a disposición de las autoridades migratorias.

Tener siempre presente qué extranjeros se pueden alistar en el Ejército y que el programa MAVNI para profesionales extranjeros presentes legalmente en Estados Unidos está, en estos momentos, no activo.

Además, en ningún caso, los migrantes indocumentados pueden enrolarse en ninguna de las ramas militares de Estados Unidos. La excepción que existía para los muchachos con DACA aprobado llega a su fin con la terminación del programa por orden ejecutiva del presidente Donald Trump.

8. Bono por firmar, que en la actualidad tiene un máximo legal de $40.000. Es decir, en ningún caso puede ser superior a esa cantidad. Los Marines y el Ejército del Aire son los que menos incentivos al firmar ofrecen y, también, los de menor monto. Sólo el Ejército de Tierra (Army) ha ofrecido incentivos por la cantidad máxima legal.

Además, puede haber bonos complementarios. Por ejemplo, en el Ejército de Tierra se podría calificar para un bono extra por un máximo de $16.000 por incorporarse en menos de 30 días a partir de la fecha de enrolarse o un máximo de $8,000 por incorporarse entre el día 31 y el día 60 después de haber firmado.

Una última palabra sobre este tema: si no se cumple todo el periodo para el que se firmó es obligatorio devolver la cantidad que corresponda al tiempo no servido.

9. Pago de préstamo a estudiante. Todos los servicios excepto los Marines y la Guarda Costera brindan la posibilidad de pagar todo o parte de los préstamos estudiantiles.

10. Rango avanzado, o Advance Enlistment Rank para las personas que tienen créditos universitarios o han participado en programas como Junior ROTC en High School.

11. Programa Buddy, cuando dos personas del mismo sexo se enrolan juntas se les puede prometer a través de este programa que estarán juntas durante el entrenamiento básico. Incluso si posteriormente entrenan para el mismo trabajo, también se haría conjuntamente.

12. Programa Split Option en el caso de Guardia Nacional o Reserva, para alargar en el tiempo el entrenamiento básico. 

13. Otros beneficios, como bonos por incorporarse a la reserva, reenganche en ocupaciones especiales, alistarse tras acabar los estudios secundarios, comprometerse a servir en activo por dos años seguidos por otros dos años en la reserva, etc.

Dónde informarse sobre los beneficios por servir en el Ejército

Cuando una persona se alista por primera vez o repite firma un contrato con el Departamento de Defensa que se conoce como Form 4/1. Si además el alistamiento es para el servicio activo, se firmará, a mayores, otro contrato.

Lo importante a destacar es que realmente no importa lo que haya prometido el reclutador, si no está en el contrato, no existe. La única excepción son los beneficios que se explicaron anteriormente que le corresponden a todas las personas por servir en el Ejército: seguro médico, salario base, GI Bill, alimentos, etc.

Pero en el contrato final con el Departamento de Defensa tienen que estar especificados todos los demás posibles incentivos, que son opcionales. 

Qué beneficios no se tienen por alistarse en el Ejército

Es muy común creer los siguientes 2 errores:

En primer lugar, que se puede elegir el servicio. Esto no es así. Es cierto que se tendrán en cuenta las preferencias del soldado u oficial pero al final se acabará en el servicio que decide el Ejército.

Y en segundo lugar, no es correcta la creencia de que los veteranos que en el pasado sirvieron en el Ejército tienen cubierto al 100 por cien el seguro médico. Esto no es así aunque son muchos los reclutadores que así lo manifiestan. 

A tener en cuenta sobre el Servicio Selectivo

En la actualidad, servir en el Ejército de los Estados Unidos es voluntario, es decir, no hay obligación de prestar el servicio militar. 

Sin embargo, todos varones ciudadanos e inmigrantes entre los 18 y los 25 años de edad sí que deben registrarse para el Servicio Selectivo. Esto afecta a grupos tan variados como los indocumentados presentes en Estados Unidos como a los ciudadanos estadounidenses que residen habitualmente en otro país. 

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.