Caperucita Roja

'Little Red Riding Hood' in Spanish

caperucita-school.jpg
The Caperucita Roja preschool in Burjassot, Valencia, Spain. Photo by Juan J. Martínez; licenced via Creative Commons.

Había una vez una niña muy bonita. Su madre le había hecho una capa roja y la muchachita la llevaba tan a menudo que todo el mundo la llamaba Caperucita Roja.

Un día, su madre le pidió que llevase unos pasteles a su abuela que vivía al otro lado del bosque, recomendándole que no se entretuviese por el camino, pues cruzar el bosque era muy peligroso, ya que siempre andaba acechando por allí el lobo.

Caperucita Roja recogió la cesta con los pasteles y se puso en camino. La niña tenía que atravesar el bosque para llegar a casa de la abuelita, pero no le daba miedo porque allí siempre se encontraba con muchos amigos: los pájaros, las ardillas listadas, los ciervos.

De repente vio al lobo, que era enorme, delante de ella.

— ¿Adónde vas, niña bonita? — le preguntó el lobo con su voz ronca.

— A casa de mi abuelita — le dijo Caperucita.

— No está lejos — pensó el lobo para sí, dándose media vuelta.

Caperucita puso su cesta en la hierba y se entretuvo cogiendo flores: — El lobo se ha ido — pensó — no tengo nada que temer. La abuela se pondrá muy contenta cuando le lleve un hermoso ramo de flores además de los pasteles.

Mientras tanto, el lobo se fue a casa de la abuelita, llamó suavemente a la puerta y la anciana le abrió pensando que era Caperucita. Un cazador que pasaba por allí había observado la llegada del lobo.

El lobo devoró a la abuelita y se puso el gorro rosa de la desdichada, se metió en la cama y cerró los ojos. No tuvo que esperar mucho, pues Caperucita Roja llegó enseguida, toda contenta.

La niña se acercó a la cama y vio que su abuela estaba muy cambiada.

— Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes!

— Son para verte mejor— dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela.

— Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!

— Son para oírte mejor — siguió diciendo el lobo.

— Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!

— Son para... ¡comerte mejor! — y diciendo esto, el lobo malvado se abalanzó sobre la niñita y la devoró, lo mismo que había hecho con la abuelita.

Mientras tanto, el cazador se había quedado preocupado y creyendo adivinar las malas intenciones del lobo, decidió echar un vistazo a ver si todo iba bien en la casa de la abuelita. Pidió ayuda a un segador y los dos juntos llegaron al lugar. Vieron la puerta de la casa abierta y al lobo tumbado en la cama, dormido de tan harto que estaba.

El cazador sacó su cuchillo y rajó el vientre del lobo. La abuelita y Caperucita estaban allí, ¡vivas!

Para castigar al lobo malo, el cazador le llenó el vientre de piedras y luego lo volvió a cerrar. Cuando el lobo despertó de su pesado sueño, sintió muchísima sed y se dirigió a una charca próxima para beber. Como las piedras pesaban mucho, cayó en la charca de cabeza y se ahogó.

En cuanto a Caperucita y su abuela, no sufrieron más que un gran susto, pero Caperucita Roja había aprendido la lección.

Prometió a su abuelita no hablar con ningún desconocido que se encontrara en el camino. De ahora en adelante, seguirá las juiciosas recomendaciones de su abuelita y de su mamá.

Here is a list of many of the words in the story on the previous page. Note that the definitions in this list are not complete; they are designed to give primarily the meanings of these words as they are used in the story.

abalanzarse sobre — to fall on top of
abuela — grandmother
acechar — to stalk
ahogar — to drown
de ahora en adelante — from now on
anciano — old person
ardilla listada — chipmunk
atravesar — to go across
bosque — forest
de cabezahead first
cambiar — to change
capa — cape
Caperucita Roja — Little Red Riding Hood
castigar — to punish
cazador — hunter
cesta — basket
charca — pond
ciervo — deer
cuchillo — knife
en cuanto a — with regard to
dar media vuelta — to turn halfway around
desdichado — unfortunate
despertar — to wake up
devorar — to devour
dirigirse a — to head toward
echar un vistazo — to check things out
enseguida — very soon
entretener — to get sidetracked
gorro — bonnet
había una vez — there once was
harto — full of food
juicioso — sensible
junto — together
llenar — to fill
lobo — wolf
malvado — wicked
a menudo — frequently
meterse — to enter
mientras tanto — meanwhile
oreja — ear
pesar — to have weight
piedra — rock
prometer — to promise
próximo — nearby
rajar — to slice open
ramo — bouquet
de repente — at once
ronco — hoarse
sacar — to take out
sed — thirst
segador — harvester
seguir — to follow, to continue
suave — soft
susto — fright
tratar de — to try to
tumbado — lying down
vientre — belly

La cuenta es del dominio público.