Deportación con Trump: prioridades, estadísticas y posibles perdones

¿Quién tiene derecho a luchar la deportación en Corte?

Varón esposado por dos policías
Prioridades para arresto, detención y deportación de inmigrantes. Foto de UpperCut Images.Getty Images.

 Por órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump vuelve a aplicarse el programa de Comunidades Seguras en todo el territorio de EE.UU. y se aplican prioridades de deportación diferentes a las del gobierno de Barack Obama.

En este artículo se listan las prioridades de deportación que aplican en estos momentos, cuáles son las últimas estadísticas sobre cuántos migrantes se deportan y por qué razones, cómo el lugar de residencia puede afectar a la deportación y cuál es la mejor estrategia para evitar una deportación.

Asimismo, se responde a la pregunta sobre qué migrantes tienen derecho a ser oídos en corte para intentar frenar una deportación y, finalmente, cómo obtener un perdón a una deportación si ésta llega a producirse.

Prioridades de deportación según orden de Trump

Según el texto de la orden conocida como Enhancing Public Safety in the Interior of the United States, las nuevas prioridades de deportación son las siguientes:

  • Condenados por cualquier tipo de delito y ofensas menores
  • Migrantes con una orden de deportación o expulsión o una salida voluntaria y que no han obedecido y siguen en los Estados Unidos. Están incluidas las personas con una orden deportación in absentia.
  • Migrantes acusados de un delito pendiente de sentencia.
  • Migrantes acusados de actos imputables.
  • Fraude, tergiversación, declaraciones falsas y actuaciones semejantes en relación a asuntos oficiales de cualquier clase o agencia de gobierno. Atención con mentir en un documento oficial de cualquier clase o de palabra a un oficial porque esto es lo que se está castigando en este punto.
  • Abuso para recibir beneficios de un programa de ayuda pública
  • Consideración por parte de un oficial migratorio de que una persona es un peligro para la seguridad pública o nacional. Están incluidas dentro de esta categoría actividades tales como pertenencia a pandillas.

Además, se está deportando a personas con una suspensión de la deportación, que se conoce en inglés como stay of removal

Finalmente, si un agente del ICE se encuentra de cualquier manera con un indocumentado, puede arrestarlo y o bien deportarlo o ponerlo en procedimiento para su deportación Incluso cuando el migrante tiene un récord penal absolutamente limpio.

¿Cuántos migrantes son deportados con Trump?

Según datos de la CBP, en el año fiscal 2018 fueron deportados 256.056 migrantes, un 13 por ciento más que el año anterior.

Es, en realidad, una cifra semejante a la del último año de Obama en la Casa Blanca, cuando se deportaron 240.255 inmigrantes y un número notablemente inferior al récord fijado por el propio Obama en 2012 cuando fueron deportados 409.949 migrantes.

En 2018, con el presidente Trump, 145,262 migrantes deportados tenían un récord criminal. Sin embargo, cabe destacar que bajo esa rúbrica se comprenden no solo actos delictivos sino también faltas conocidas como misdemeanors en inglés.

De hecho, el 57 por ciento de los migrantes deportados con récord delictivo –un total de 158.000– tenía como principal condena en su historial criminal una condena por manejar mientras estaban intoxicados, conocido en inglés como DIU. La segunda causa más común fue un delito o falta relacionado con drogas y la tercera otras ofensas de tráfico.

Además, se deportó a 42 personas sospechosas de terrorismo, 5.872 por sospecha o condena de pertenencia a una pandilla, 2.711 familias que ingresaron sin documento, 5,571 menores que llegaron a EE.UU. sin documentos y sin acompañar por un adulto.

También fueron deportadas 22.796 personas con una acusación criminal pendiente y que fueron, en muchos casos, detenidos en una corte o en las inmediaciones de una corte. El resto de los deportados lo fueron, principalmente, por violación migratoria.

Hay grandes diferencias a lo largo y ancho del país en cuanto a deportaciones. Así, cuando se compara el año 2018 con el 2016, el último de Obama en la Presidencia, se detecta un incremento notable de detenciones en Texas mientras que bajan visiblemente en California. Esto se debe, en gran medida, a la colaboración o rechazo de las autoridades locales a las prácticas federales sobre deportación.

Resistencia a órdenes de Trump: ciudades Santuario

Por orden ejecutiva asegura que no se le puede prohibir a un agente local o estatal a nivel individual de colaborar o compartir información con Inmigración, si así lo decide. Además apunta a que no se repartirá dinero federal con las ciudades que tengan como política la de limitar el compartir información en esta esfera.

Esa posición del gobierno federal ha sido desafiada por más de 300 entidades locales y estatales a lo largo de Estados Unidos, las cuales mantienen diversos grados de protección a inmigrantes indocumentados.

De ellas, en la actualidad unas 200 se niegan a cumplir las peticiones de las autoridades de inmigración de retener a un detenido mediante un hold o detainer para su entrega a ICE.

Estados como California y ciudades como Nueva York y Chicago incluso mantienen una posición muy activa en apoyo de la defensa legal de migrantes deportados.

¿Tienen derecho los migrantes a ser oídos en Corte antes de ser deportados?

Según la Quinta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, ninguna persona puede ser privada de vida, libertad o propiedad sin el debido proceso.

Este principio de debido proceso aplica, por interpretación de la Corte Suprema, a todas las personas presentes en suelo estadounidense y sujetas a su jurisdicción: ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes, extranjeros presentes temporal y legalmente y migrantes indocumentados.

El debido proceso implica que el gobierno debe probar los cargos contra cualquier persona en un juicio justo y con las debidas apelaciones. Sin embargo, esto no quiere decir que todos los migrantes tienen derecho a ser oído en Corte antes de ser deportados, ya que se admiten otras formas de remoción, como la expulsión inmediata o la salida voluntaria.

Así, la expulsión inmediata permite agarrar a un migrante que ha ingresado al país sin documentos o con documentos falsos y expulsarlo de Estados Unidos sin pasar por un juez de inmigración. Bajo la normativa que se venía aplicando con el presidente Obama, se aplicaba a migrantes agarrados a menos de 100 millas de la frontera y que no podían demostrar llevar más de 14 días en el país.

Ahora la expulsión inmediata se aplica en todo el territorio nacional de Estados Unidos y a todas las personas que lleven menos de 2 años en el país o no puedan demostrarlo.

Asimismo, procede la expulsión inmediata para las personas que ingresaron legalmente bajo el Programa de Exención de Visas, salvo en los casos en los que se pueda solicitar asilo o cualquier otra clase de alivio o ajuste migratorio.

Por otro lado, tampoco tiene lugar un caso de deportación en Corte cuando un migrante que en teoría tiene ese derecho renuncia al mismo y prefiere una salida voluntaria.

En este caso se encuentran, entre otros, los detenidos en cárcel o prisión que deciden acogerse al programa REPAT para acortar sus sentencias a cambio de dejar EE.UU. por su país.

¿Cuál es la mejor estrategia si se abre un caso de deportación?

En la actualidad y según datos de la Universidad de Syracuse hay más de 800 mil casos pendientes migratorios pendientes. La cortes con las mayores demoras se encuentran en California, Texas, Nueva York, Florida y Virginia.

En la práctica, desde que se notifica el inicio de un caso hasta obtener la sentencia final puede haber una espera de años. Mientras tanto, las estrategias de defensa recomendables son las siguientes:

En primer lugar, se deben conocer los derechos. Por ejemplo, no se está obligado a abrir la puerta de casa a menos que los agentes muestren una orden judicial, por ejemplo por debajo de la puerta o a través de la ventana. Es muy recomendable leer estos consejos de ACLU (American Civil Liberties Union).

En segundo lugar, se debe analizar con ojos realistas si existe una posibilidad para regularizar la situación. Consultar con un abogado de confianza si puede haber un camino.

Una de las razones importantes por las que el número de deportaciones con Trump no se ha disparado se debe a la labor de abogados, organizaciones de defensa de migrantes y de consulados como los mexicanos que se han volcado en procurar asistencia legal calificada.

Es recomendable que cada migrante tenga un buen conocimiento de su situación, desde el punto de vista legal, que se asesore y como mínimo se informe sobre si hay una orden de detención por cualquier causa o de deportación en su contra.

En tercer lugar, es recomendable hacer planes preparándose para lo peor. Si al final se dicta orden de deportación contra la que ya no cabe apelación es importante haber resuelto asuntos como ¿quién se hace cargo de los niños? ¿quién se hace cargo de pagar facturas?, etc.

Verificar si en el estado en el que se vive hay que dar un poder de representación para que las decisiones tengan efectos legales.

Finalmente, es fundamental estar informados en todo momento, evitando caer en la desesperación y también ser víctima de un fraude. Tener presente que en momentos de angustia siempre hay personas sin escrúpulos que quieren sacar ventaja económica y prometen arreglos que son imposibles.

Perdón para deportados

Una vez fuera de Estados Unidos hay que saber que la deportación lleva una penalidad. El número de años depende de las circunstancias de cada caso.

Es cierto que es posible en casos muy excepcionales pedir un perdón, también conocido como waiver o permiso. Pero son casos complicados, hay que mirar con un abogado de migración honesto si se cumplen los requisitos para pedirlo con un mínimo de éxito.

Finalmente destacar que es una idea muy mala cruzar o intentar cruzar ilegalmente la frontera después de una deportación. La razón es que se activa de forma automática lo que se conoce como prohibición permanente.

La penalidad es que se restaura la orden de deportación, puede haber multa y/o pena de prisión y se impone un castigo de por vida para regresar a Estados Unidos.

Puntos Clave: Deportación con Trump en números

  • 256.085: número total de deportados en el año fiscal 2018
  • 158.000: deportados en año fiscal 2018 por Manejar Mientras Intoxicado (DUI)
  • 22.796: deportados con acusación criminal pendiente de sentencia
  • 5.872: deportados por condena o sospecha de pertenencia a una pandilla
  • 5.571: deportados menores que llegaron a EE.UU. sin compañía de un adulto
  • 42: deportados por sospecha de terrorismo


Este artículo tiene una finalidad sólo informativa. No es asesoría legal. Para ello, consultar con un buen abogado migratorio.