Cómo elegir un buen abogado de inmigración en Estados Unidos

Opciones para obtener asesoría migratoria a bajo costo

Abogado consultando código legal.
Los abogados y los representantes acreditados son los únicos que pueden cobrar dinero por brindar asesoría legal sobre casos migratorios. Foto de Tim Hall. Getty Images.

En muchas ocasiones, usted podrá llenar directamente la planilla de inmigración que precise. Dependerá de su nivel de inglés, de su comprensión de términos legales y de la sencillez o complejidad de su caso. La ley incluso permite a los migrantes representarse a sí mismo en corte migratoria. Sin embargo esta opción no siempre es recomendable.

Lo cierto es que contratar a un buen abogado migratorio es clave en muchos casos para evitar problemas y demoras innecesarios, siendo su intervención especialmente de importancia en los casos que se resuelven en corte migratoria. Las estadísticas demuestran que hay una gran divergencia entre casos ganados con abogados y los pocos ganados sin el asesoramiento de un abogado.

Hay que tener presente que en los asuntos de inmigración, el gobierno de Estados Unidos no proporciona un abogado en ningún caso, incluso cuando hay que presentarse en corte y no se puede pagar a uno porque no se tiene dinero.

En estos casos, se comparece sin ayuda legal o se intenta hacer un esfuerzo y buscar a un abogado, incluso a uno que actúe pro bono, es decir, sin cobrar en casos concretos. Para el caso de niños detenidos en la frontera, se recomienda informarse sobre qué organizaciones que brindan gratuitamente ayuda legal para estos menores.

Cuándo elegir abogado es muy recomendable

Pero habrá situaciones en lo que lo más recomendable es contar con la ayuda de un profesional que le ayude a presentar a tiempo todos los papeles necesarios y a representarlo, si fuera necesario,ante las autoridades migratorias o la corte.

Además, tenga en cuenta que las leyes migratorias cambian con frecuencia, y lo que funcionó para un familiar o conocido hace unos años puede que ya no sea aplicable a su caso, aunque sean muy parecidos.

Y asuntos privados como un divorcio o un casamiento o problemas que parecen poco importantes como una detención por conducir bajo la influencia del alcohol o drogas (DIU) pueden tener importantes efectos migratorios. Para casos como estos lo mejor es contar con un buen abogado.

Y, por supuesto, para:

Incluso casos que pueden parecer simples como solicitar la residencia permanente por matrimonio o los papeles para hermanos pueden ser -como se puede ver en esos enlaces- procesos largos que precisan de muchos papeles.

Además, recordar que en Estados Unidos sólo abogados con licencia y representantes acreditados pueden brindar asesoría legal. Los notarios no pueden hacerlo

Sin embargo, la experiencia de miles de inmigrantes muestra que pocas decisiones como contar con un mal abogado pueden causar tantos disgustos, pérdida de dinero, demoras en los trámites e incluso problemas serios con el Servicio de Naturalización e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés).

8 consejos para contratar a un buen abogado migratorio

En primer lugar, pregunte: pida recomendaciones sobre abogados entre sus familiares, amigos y compañeros de trabajo. Todo el mundo que ha utilizado los servicios de un abogado migratorio tiene una opinión buena o mala.

Elimine a los que reciben críticas razonables y haga un listado con los recomendados. Consulte también con un par de organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes ya que pueden ofrecerle tips valiosas.

En segundo lugar, exija: es mejor que el abogado que se ocupe de su asunto se dedique a temas migratorios y no sea un "especialista en todo". Pero asegúrese de que no se trata de un mega especialista en un tema migratorio que nada tiene que ver con su caso. Por ejemplo, poco le podrá ayudar si su campo de especialización es el asilo político si lo que usted que necesita es conseguir una green card para un familiar.

En tercer lugar, verifique: consulte con la asociación de abogados de su estado -Bar Association- para asegurarse que el abogado que desea contratar tiene todas las licencias pertinentes y no ha sido sancionado por comportamientos poco profesionales. Puede buscar información adicional en asociaciones como la AILA, la asociación de abogados de inmigración con más de 11,000 afiliados.

Hay que resaltar que los denominados consultores de inmigración y notarios no actúan legalmente en todos los estados y que el USCIS no los considera personas con capacidad para representarle a usted ante la Administración o en Corte, ni tampoco para brindar asesoría legal migratoria. Sin embargo sí están autorizados para llenar formularios, pero nada más.

En cuarto lugar, compare: muchos abogados le ofrecerán la oportunidad de tener gratis una primera cita. Aproveche para entrevistarse con unos cuantos. El abogado le debe dar confianza. Usted debe sentirse cómodo para explicarle bien su caso y hacerle todas las preguntas que considere necesarias.Debe quedar bien claro cuál es su tarifa, cómo trabaja, cuál es su experiencia en y cómo y se van a comunicar durante el caso.

En quinto lugar, elija al mejor para su caso: no se deje llevar por el impulso de escoger a un abogado de su país de origen o a uno que hable español por esas razones. Elija simplemente al que usted cree que es el mejor para llevar su caso.

Si usted no se siente cómodo hablando en inglés y el abogado que le gusta no habla español pida la ayuda de un intérprete. Hoy en día es muy común que las oficinas de abogados de inmigración tengan al menos una persona para comunicarse con efectividad con los hispanohablantes.

En sexto lugar, no elija un abogado solamente porque es el que trabaja más barato. A veces lo barato sale caro, pero tampoco elija al que pide los honorarios más altos sólo por esa razón.

Compare precios y los servicios, experiencia y atención que se ofrecen a cambio y escoja lo que le parezca más razonable. Y tenga claro si le va a cobrar una tarifa plana o le va a cobrar por hora y, en este último caso, cómo se contabilizan las gestiones. Estas son las cuotas promedio que pueden cobrar los abogados, dependiendo del tipo de trámite.

En séptimo lugar, recuerde siempre que usted es el jefe (patrón): una vez que ya tenga abogado, confíe en su elección. Pero si honestamente cree que se ha equivocado con su elección y que no le pone suficiente atención a su caso o que se olvida de notificaciones importantes o que no responde a las llamadas en un plazo razonable, considere la posibilidad de despedirlo y contratar a otro profesional.

En octavo lugar: es su caso, no el de su abogado: usted debe tener un mínimo entendimiento de cómo están las cosas, de qué papeles son necesarios, qué plazos hay que cumplir y cuáles son las consecuencias si algo se hace mal. Hay que ser especialmente cuidadoso con los plazos, ya que si no se respetan las consecuencias recaerán sobre usted.

Por ello, es recomendable que lleve al día un calendario y un pequeño diario sobre el estado de sus diligencias ante las autoridades migratorias. Guarde copia de todas las cartas, gestiones, facturas y récords de pago. Recuerde que es usted la persona que sufrirá o disfrutará las consecuencias de las decisiones del USCIS, no su abogado.

Cómo obtener asesoría migratoria sin contratar a un abogado

A veces por mucho que se quiera no se tiene el dinero para contratar a un abogado. Pero hay trámites que lo mejor siempre es contar con asesoría legal. Intente encontrar a un abogado pro bono (que no cobra por un caso) para que se haga cargo del suyo.

Otra opción es consultar con una organización de apoyo a inmigrantes que puede prestar servicios legales migratorios a bajo costo o pueda referirlo a un abogado de tarifas moderadas y de confianza.

Asimismo, los mexicanos pueden solicitar ayuda para elegir abogado marcando gratuitamente al teléfono de la CIAM, donde pueden referir a abogados reputados expertos en el tema que le interesa a cada migrante. 

Si usted cree que ha sido víctima de un fraude migratorio, puede reportarlo anónimamente marcando al teléfono de ICE 1-866-347-2423. 

Finalmente, éste es un listado de teléfonos a los que se puede marcar para informarse sobre trámites relacionados con migración, como arrestos, detenciones, trámites con USCIS, etc.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.