Comparación entre la visa K-3 y la tarjeta de residencia para esposo

Pedir a los hijos de los cónyuges

Pareja de recién casados paseando a la orilla del mar.
Pros y Cons de las visas K-3 y K-3. Chris Ryan. Getty Images.

Los ciudadanos estadounidenses casados con una persona extranjera que se encuentra fuera de EEUU puede reclamarlo con una K-3 o solicitando directamente una tarjeta de residencia. Lo mismo sucede con los hijos de su cónyuge para quienes pueden pedir una visa de inmigrante para la green card o una visa K-4. ¿Cuál es la mejor opción?

Ventajas e inconvenientes de la tarjeta de residencia vs. visas K-3 y K-4

La ventaja de las visas K-3 y K-4 puede radicar en el hecho de que, al menos en teoría, pueden procesarse más ágilmente por lo que la separación de los esposos sería menor.

Por otro lado, otra ventaja se da en el caso de los hijos del cónyuge pedido, ya que cierta categoría de hijos podría tener acceso a los papeles a través de la visa K-4 que no tiene a través de la solicitud de la residencia permanente.

En cuanto a las desventajas de la K-3/K-4 cabe señalar básicamente dos: son más caras y exigen más papeleo.

Tiempo de demora

La visa K-3 se creó para evitar separaciones largas entre esposos. Sin embargo, desde hace años apenas se tramitan porque esta ventaja ha desaparecido en casi todos los casos.

Para solicitar una tarjeta de residencia para el cónyuge que se encuentra en otro país el primer paso es enviar el formulario I-130 a USCIS. Una vez que se recibe notificación de USCIS de que le ha llegado mediante la carta Notice of Action I-797, se puede aplicar por la visa K-3, si así se desea, mediante el formulario I-129F Petition for Alien Fiancé, adjuntando copia de haber aplicado previamente por el I-130.

En otras palabras, para aplicar por la tarjeta de residencia se necesita el I-130 pero para la visa K-3 se necesita primero enviar el I-130 y después el I-129F, incluyendo prueba de haber aplicado previamente por el I-130.

Enviar solo un I-129F, aun cuando se esté pidiendo al mismo tiempo al cónyuge y a los hijos de éste. En ese formulario debe listarse cada uno de los niños.

¿Merece la pena enviar el I-129F? Solo merece la pena si al verificar en USCIS los tiempos de demora de cada formulario el de este último formulario es mucho más corto que el del I-130.

La razón es que si el I-130 y el I-129F son aprobados y llegan aproximadamente al mismo tiempo al Centro Nacional de Visas (NVC, por sus siglas en inglés) se archivará el I-129F y se seguirá a partir de ahí con el I-130. La consecuencia de ello es que el costo del I-129F se habría perdido.

En la actualidad, en la mayoría de los casos el tiempo de procesamiento entre el I-130 y el I-129F es muy similar y no merece la pena intentarlo.

Hijos del cónyuge pedido

Los ciudadanos estadounidenses pueden pedir a los hijos de su cónyuge que son solteros y menores de 21 años. Sin embargo, en los casos de petición de visa de inmigrante para la green card se exige, además, que el matrimonio entre el ciudadano y su cónyuge, cuyo hijo se pide, se hubiera celebrado antes de que dicho muchacho/a hubiera cumplido los 18 años de edad.

Sin embargo, en el caso de la visa K-4 para hijos de cónyuges no se pide ese requisito de boda antes de haber cumplido los 18.

Por lo tanto, esa visa puede resultar pertinente para los muchachos que se encuentren en esa situación. Si se pide una K-4 para un muchacho, se debe pedir una K-3 para progenitor.

En otras palabras, el ciudadano no puede pedir al cónyuge con una visa de inmigrante y al hijastro con una K-4.

Papelería

Las peticiones con la visa K-3/K-4 requieren más trabajo y papeles. Por un lado, es necesario llenar el formulario I-129 F y, por otro, cuando el cónyuge y los hijos ingresen a EE.UU. con dichas visas todavía no son residentes, para lo que deberán solicitar un ajuste de estatus, lo cual significa más papeleo.

Por el contrario, las personas que ingresan a EE.UU. con una visa de inmigrante se convierten en residentes permanentes automáticamente en el momento en que en el paso migratorio le dan el OK y le estampan el pasaporte.

Costo

Las solicitudes mediante la visa K-3 tiene como costo adicional sobre la visa de inmigrante que debe pagarse por el formulario I-129F y por el I-485 de ajuste de estatus.

El formulario I-129F tiene un costo de $535 en el momento de escribirse este artículo. El formulario del ajuste de estatus cuesta $1.140 a lo que debe sumarse $85 en concepto de pruebas biométricas.

Los niños deben ajustar su estatus, pero pagan una tarifa reducida de $750 si tienen 13 años o menos.

Las visas K-3/K-3 apenas se utilizan porque su tramitación, salvo raras excepciones, no es más rápida que la petición de una visa de inmigrante.

En el año fiscal 2018, solamente se aprobaron 6 visas K-3, mientras que se aprobaron 108.958 visas de inmigrante para cónyuges de ciudadanos (IR1 y CR1).

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.