¿Cuánto se demora deportación de migrante en EE.UU.?

El caso especial de los cubanos

Esposas y mazo de juez.
Procedimiento de deportación. Foto de Christian Martinez Kempin.

Una vez que se ha dictado una orden de deportación de EE.UU. para un migrante, el tiempo que tarda en ejecutarse depende de dos factores. Por un lado, el país de origen del migrante y, por otro, cuánto tiempo se demora en obtener los papeles que acreditan su nacionalidad.

Los migrantes pueden ser removidos de EE.UU. porque perdieron un caso de deportación y no obtuvieron ningún alivio, porque se declaró en su contra una orden de remoción en ausencia por no presentarse a una citación en corte o porque se le aplica las reglas de la expulsión inmediata, también conocida como deportación exprés.

Documentos que sirven para acreditar la nacionalidad del migrante

Para proceder a la deportación de un migrante a su país de origen, ICE –la agencia del gobierno de EE.UU. encargada de esta tarea– debe verificar cuál es la nacionalidad del migrante.

Para ello, el migrante puede entregar uno de los siguientes documentos:

  • copia de su pasaporte
  • acta de nacimiento
  • otra identificación oficial emitida por su país

Uno de esos documentos debe ser entregado en las oficinas locales de ICE encargadas del caso. Puede realizar la entrega el abogado del migrante o un conocido o familiar del mismo.

En este último caso, es condición imprescindible que se trate de un ciudadano estadounidense o residente permanente legal. Además, cabe la opción de enviar dicha documentación por correo.

Tiempo que tarda la deportación

Una vez que ICE tiene prueba documental de la nacionalidad del migrante puede proceder a su deportación.

Como regla general, tomará unas semanas en producirse la deportación, siendo el caso de los mexicanos uno de los más rápidos, con una media de 1-2 semanas.

¿Qué pasa cuando el migrante se demora en obtener la documentación que prueba su nacionalidad?

Dependiendo del caso particular de cada migrante, éste puede estar esperando en libertad o detenido. Si está detenido, a los 90 días de la fecha de su orden de deportación recibirá una notificación conocida por sus siglas POCR.

En ese momento, puede solicitar que se le dé libertad supervisada. Para ello debe probar que tiene un lugar donde vivir y, además, que no es un peligro para la comunidad.

Asimismo, es recomendable que se comuniquen con su consulado o embajada y soliciten un "documento de viaje", que sirve para probar que el migrante está colaborando con ICE para obtener los papeles que prueben su nacionalidad.

Los únicos migrantes para los que no se recomienda este trámite es para aquellos que solicitaron asilo o retención de la deportación porque temen ser perseguidos si regresan a sus países.

En el caso de recibir dicho documento de viaje del consulado, se recomienda sacar una copia, que el migrante la guarde y que envíe el original junto con el POCR.

Si la libertad supervisada es negada, podrá pedirse de nuevo.

Cabe destacar que por aplicación de la sentencia de la Corte Suprema Zadvydas vs. Davis de 2001, los migrantes que están esperando por la deportación no pueden ser mantenidos en situación de detenidos por más de 6 meses.

Pasado dicho plazo deben ser puestos en libertad supervisada mientras no pueden ser deportados, excepto los casos de terrorismo o de migrantes considerados peligrosos por su historial de crímenes violentos.

El caso de Cuba y otros países recalcitrantes

Aunque ICE tenga en su poder los documentos que acreditan la nacionalidad de un migrante con orden de deportación, no siempre puede proceder a expulsarla. Esto es así en los casos en los que los países de origen se niegan a admitir a sus ciudadanos expulsados de los Estados Unidos.

Para las autoridades estadounidenses esos países se conocen con el nombre de recalcitrantes. En los últimos años, Estados Unidos ha conseguido reducir notablemente el número de dichos países mediante la negación de visas de turista a los oficiales de dichos gobiernos y sus familiares y también rechazando las peticiones de visas diplomáticas para los mismos.

En la actualidad se consideran países recalcitrantes Eritrea, Irán, China, Hong Kong, Myanmar, Camboya, Vietnam y Laos. Además del caso especial de Cuba.

Durante décadas el gobierno cubano se ha negado a readmitir a sus ciudadanos deportados de EE.UU. Como consecuencia de ello, ningún cubano era deportado.

Esta situación comenzó a cambiar con fecha 12 de enero de 2017, cuando el presidente Barack Obama puso fin a la política de pies secos, pies mojados. En el Acuerdo Conjunto entre EE.UU. y Cuba, la Isla se comprometía a readmitir a sus nacionales con orden de deportación o expulsión inmediata que hubieran llegado a EE.UU. con posterioridad a esa fecha y a estudiar otros casos.

A consecuencia del acuerdo, en el año fiscal 2017 un total de 160 cubanos fueron deportados desde EE.UU. a Cuba, incrementándose a 743 en el año fiscal 2018.

En la actualidad el número de cubanos deportados sigue creciendo. Así, en la última semana de agosto de 2019 llegó a La Habana un avión procedente de EE.UU. con 120 deportados a bordo.

Además, cabe destacar la mayoría de deportados cubanos son migrantes recientes, muchos de ellos detenidos al intentar cruzar ilegalmente la frontera o que fallaron en seguir para adelante en la frontera con su caso de asilo. Sin embargo, comienzan a ser deportados también migrantes que llevan años, e incluso décadas, de vivir en EE.UU.

Así, se han reportado casos de cubanos que llevan años con orden de deportación y en régimen de libertad supervisada que han sido detenidos cuando se presentaron a cumplir con su régimen de supervisión.

En la actualidad se estima que más de 37.000 cubanos en EE.UU. tienen una orden de deportación.

Puntos Clave: Cuánto tarda deportación de EE.UU.

El migrante debe acreditar su nacionalidad mediante un documento oficial para que ICE pueda proceder a la deportación.

La deportación se demora, de media, 1-2 semanas para mexicanos y poco más para el resto de nacionalidades, una vez que ICE tiene la documentación.

El migrante puede esperar en libertad o detenido, dependiendo de la naturaleza del caso.

El migrante puede pedir libertad supervisada si está esperando detenido a que se produzca la deportación y han pasado más de 30 días desde que se dictó la orden de remoción.

A los 180 días a contar desde la fecha de la orden de deportación, el migrante será puesto en libertad supervisada, salvo casos extremos.

Los países recalcitrantes no aceptan a sus nacionales. Por lo tanto EE.UU. no los puede deportar.

La situación de Cuba está cambiando rápidamente y cada vez se producen más deportaciones de cubanos.

NOTA: este artículo es meramente informativo. No es asesoría legal.