Derechos de los padres de ciudadanos americanos

La importancia de los 21 años

Niño con mapa dibujado de los Estados Unidos
Los derechos de los padres con niños estadounidenses es uno de los asuntos migratorios que más confusión crea. Adam Hester / Getty Images

En la actualidad, ser padre o madre de un ciudadano americano menor de 21 años no da lugar a ningún derecho desde el punto de vista de las leyes migratorias de Estados Unidos.

La respuesta es muy clara y no admite lugar a interpretaciones. No hay derecho a quedarse en Estados Unidos por esta razón ni tampoco a sacar una visa por el mero hecho de ser el papá o la mamá de un niño o niña que es estadounidense.

Es otras palabras, no es suficiente tener un bebé en Estados Unidos Unidos para emigrar legalmente. Además, dependiendo de los casos puede ser un problema para los padres que desean renovar sus visas de turista.

En este artículo se informa sobre los distintos supuestos que pueden darse cuando unas personas extranjeras tiene un hijo que tiene ciudadanía estadounidense.

Qué pasa si estando en Estados Unidos se tiene un hijo

Si una mujer extranjera da a luz en Estados Unidos, su hijo es ciudadano de Estados Unidos salvo en el caso de que sea hijo de padre o madre diplomático que está en el país en esa función.

La ciudadanía estadounidense por nacimiento en el país, que también se conoce como ius solii, se produce con independencia del estatus legal de los padres, en otras palabras, no importa si son indocumentados. En estos casos el bebé también adquiere la ciudadanía. Ni siquiera sirve para proteger frente a una posible deportación. 

Pero lo que no pasará es que los padres puedan cambiar su estatus migratorio por razón del nacimiento. Si son indocumentados, seguirán siendo indocumentados. Además, para evitar perder la custodia de los niños en caso de detención por estar indocumentado, es altamente recomendable explorar la posibilidad de hacer un poder de representación (power of attorney) en previsión de que se pueda dar esa circunstancia.

Por otro lado, los padres del bebé nacido en EE.UU. están en el país legalmente con una visa temporal como, por ejemplo, de trabajo o de turista, deberán conservar el visado para no perder su estatus y salir dentro del plazo autorizado para permanecer en el país.

Padres que regresan a su país de origen con hijo nacido en EE.UU.

El padre o la madre no tienen derecho a conseguir ningún tipo de visado o de tarjeta de residencia por razón del niño. Pueden solicitarla, pero sólo le será concedida si reúnen por ellos mismos los requisitos para su obtención.

En otras palabras, si por ejemplo, solicita un visado de turista, deberá ser considerado elegible y admisible. En caso contrario la petición será rechazada. Y así sucede con todas las visas.

Por otro lado, el niño que nació en Estados Unidos conserva su ciudadanía aunque nunca regrese a vivir a su país de nacimiento, ya que esa no es causa para perder la nacionalidad americana.

Si se desea solicitar un pasaporte para el menor o algún tipo de documentación pueden pedirle un acta o certificado de nacimiento, que puede conseguirse desde el extranjero.

Lo que sí sucederá es que de acuerdo a las leyes actuales, si el niño nacido en Estados Unidos vive toda su vida en el extranjero entonces con el paso del tiempo no podrá transmitirle su nacionalidad americana a sus propios hijos nacidos también fuera de USA.

Y es que para que pueda funcionar ese tipo de transmisión derivada de la nacionalidad se requieren ciertos años de residencia en EE.UU., que varían según se trate del padre o la madre y de si están solteros o están casados.

Qué pasa si el hijo es estadounidense aunque ha nacido en el extranjero

Hay casos en los que un niño/a nacidos en el extranjero son estadounidenses y así consta en el Reporte Consular de Nacimientos en el Exterior. Si la ciudadanía se da porque sólo uno de los padres es estadounidense, el otro no puede reclamar ni una tarjeta de residencia ni una visa para los Estados Unidos argumentando que tiene un hijo americano.

Sólo puede obtener documentación para viajar de dos formas. En primer lugar, para emigrar definitivamente por medio de una green card, sólo puede hacerlo si reúne por sí mismo los requisitos para sacarla o si está casado con un estadounidense que le pide. 

En segundo lugar, si es para viajar temporalmente a Estados Unidos, sólo podrá sacar una visa no inmigrante tipo turista, estudiante, intercambio, trabajo, etc. si califica por sí mismo y cumple con todos los requisitos.

Qué pasa cuando el hijo estadounidense cumple los 21 años de edad

El ciudadano americano que es mayor de 21 años puede solicitar la tarjeta de residencia para sus padres. Si bien deben darse los siguientes requisitos:

  • Vivir en Estados Unidos, ya que se trata de una visa para reunificación familiar.
  • Tener ingresos para patrocinar suficientes.
  • Firmar un affidavit of support o juramento de apoyo económico de sus padres.
  • Además, es necesario que el padre o la madre que quieren gozar de este beneficio no incurran en ninguna de las circunstancias por las que se puede rechazar una petición de tarjeta de residencia permanente. ​

Si el padre o la madre se encuentran ya en EE.UU e ingresaron ilegalmente al país entonces hay un problema grande ya que no puede ajustar el estatus. En estos casos, antes de presentar los papeles es recomendable consultar con un abogado ya que en la mayoría de los casos, en la práctica, no va a ser posible arreglar los papeles. 

Pero como cada caso es único, tener en consideración que en ocasiones es posible pedir un perdón provisional por dureza extrema, también conocido como waiver y así sacar la green card, aunque seguiría siendo necesario viajar fuera de EE.UU. para una entrevista en el consulado.

Caso de hijos abandonados o abusados por sus padres

Si el hijo o la hija obtienen los papeles por medio del programa de Estatus Especial de Inmigrantes Juveniles (SIJ), los padres nunca jamás podrán obtener beneficios migratorios por petición del ese hijo.

Caso de hijo nacido en EE.UU y padres estaban en el país con visa temporal

No es infrecuente que una mujer embarazada ingrese a Estados Unidos y dé a luz a un bebé que, por derecho de suelo, adquiere la ciudadanía estadounidense.

En estos casos es importante pagar los gastos del parto porque si no se hace, lo hará Medicare, un programa del gobierno federal de los Estados Unidos. Hacer esto es considerado como carga pública y, por lo tanto, causa para negar una visa o su renovación.

A veces pasan años antes de que el problema se detecta, pero si el consulado o los agentes en el paso migratorio determinan que se tiene un hijo estadounidense y se sospecha que no se ha pagado por el gasto hospitalario entonces se puede negar la visa, cancelarla y, en el caso de estar en la frontera, prohibir el ingreso a Estados Unidos.

Curiosidad sobre los apellidos hispanos en USA

 Aunque en las últimas dos décadas la migración ha llegado a niveles históricos realmente altos lo cierto es que a día de hoy la mayoría de los hispanos son estadounidenses ya nacidos en el país. 

Debido a los altos números de los flujos migratorios y de nacimientos, los latinos somos en la actualidad la mayor minoría, habiendo pasado en número a los afroamericanos. Una prueba de esta importancia demográfica se encuentra en el censo, donde casi una veintena de apellidos latinos se encuentran entre los 100 primeros e incluso 2 están en el top 10.

Este es un artículo meramente informativo. No es asesoría legal para ningún caso concreto.