Cómo el divorcio puede afectar la tarjeta de residencia (green card)

Precauciones para evitar quedarse sin green card al finalizar el matrimonio

Torta de matrimonio y figuras de novios en el suelo.
El divorcio puede afectar a la green card. Foto de Jeffrey Hamilton. Getty Images.

Una de las formas más rápidas y frecuentes de obtener la tarjeta de residencia permanente es mediante el matrimonio. Pero, ¿qué sucede con la green card si el amor se acaba y la relación termina en divorcio?

Antes de adentrarnos en materia, resaltar el punto básico de quiénes pueden obtener los papeles por matrimonio. Después, las 3 posibilidades de cómo el divorcio afecta a una green card, según el momento en el que se produzca, qué hacer para evitar todos estos problemas y, finalmente, consideraciones a tener en cuenta para los casos de ingreso en Estados Unidos con una visa K-1 de novio, también conocidas como visas de prometido o fiancé.

Quiénes pueden solicitar la green card para sus esposos

El divorcio sólo puede afectar a aquellas personas que obtienen la green card por matrimonio. Por ejemplo, si una persona de México obtiene los papeles porque le patrocina una empresa y después se casa con un ciudadano y posteriormente se divorcia, el divorcio no afecta para nada a su situación migratoria.

En otras palabras, el divorcio sólo es importante cuando una persona extranjera obtiene su tarjeta de residencia porque su cónyuge, que es ciudadano americano o residente permanente legal, le pide los papeles. Esto es así tanto en el caso de parejas conformadas entre una mujer y un varón o dos personas del mismo sexo.

Lo que se pide es que sea válido y no se trate de un matrimonio de conveniencia.  Aunque tanto ciudadanos como residentes pueden presentar la solicitud, tener en cuenta que no siempre va a ser posible que un matrimonio sirva para obtener los papeles o/y legalizarse.

1. El divorcio afecta tiene lugar antes de recibir la green card

Entre la presentación de los papeles para la green card y la obtención de la residencia pueden transcurrir entre seis meses y un año, como regla general. Puede suceder que el divorcio tenga lugar antes de que el cónyuge pedido reciba su tarjeta de residencia. En estos casos, éste pierde el derecho a recibir los papeles.

Además, durante el tiempo que va desde la presentación de la solicitud de papeles hasta su aprobación tanto ciudadanos como residentes tienen derecho a cancelar su petición.

Si el inmigrante pedido está en Estados Unidos debería consultar con un abogado especialista cuáles son sus opciones de quedarse legalmente. Son pocas, pero siempre hay que ver las circunstancias del caso. Es muy importante asesorarse particularmente en los casos de maltrato o violencia doméstica ya que podría abrirse por ahí una vía para que el migrante pudiera quedarse legalmente.

2. Pérdida de green card por divorcio antes de levantar condicionalidad

Esto solo aplica al caso de green card por matrimonio con ciudadano cuando la tarjeta de residencia que el migrante recibió era temporal. Esto se da en los casos en los que se obtuvo la tarjeta de residencia antes de cumplir los dos años de estar casado. En estos casos es necesario levantar la condicionalidad mediante una petición conjunta de ambos esposos.

Si el divorcio se produce antes de haber levantado ese carácter condicional, el migrante se queda sin green card como regla general. Y es que la ley permite algunas excepciones en las que en caso de divorcio o separación el cónyuge pedido puede seguir adelante con el proceso.

3. Cuando el divorcio se produce cuando la green card es definitiva

Cualquiera de los cónyuges puede solicitar el divorcio, pero hay que tener presente que si el esposo que obtuvo los papeles por petición es quien se quiere divorciar y se separa y presenta la demanda muy pronto después de obtener la green card definitiva pueden surgir problemas en las siguientes 4 situaciones:

En primer lugar, con el paso del tiempo se quiere solicitar la ciudadanía por naturalización el oficial encargado de estudiarla va a valorar si el matrimonio por el que se consiguió la green card fue uno de verdad, pero que acabó mal, o si levanta sospechas de ser un matrimonio falso para la obtención de los papeles.

En segundo lugar, cada vez que se ingresa a los Estados Unidos el oficial de Inmigración tiene derecho, si quiere, a preguntar sobre las circunstancias del matrimonio o del divorcio, si lo considera sospechoso.

En tercer lugar, si después del divorcio el migrante se casa de nuevo y quiere patrocinar a su nueva pareja.  Las personas que obtuvieron su residencia mediante matrimonio no pueden pedir los papeles por cinco años, a contar desde el día en que recibieron su green card (en el caso de los que la tuvieron condicional, desde la fecha en que ésta se convirtió en definitiva al levantar la condicionalidad.

Y finalmente y en cuarto lugar, si no se optar por la naturalización y se prefiere renovar la green card, en ese momento también pueden surgir preguntas sobre la naturaleza del matrimonio y sobre si fue real o solo de conveniencia.

Además, también pueden surgir problemas para el cónyuge ciudadano o residente que patrocinó la green card. Ya que en el momento de los trámites firmó un affidavit of support, también conocido como declaración de mantenimiento. Y esta obligación dura años, y puede extenderse incluso aunque la pareja esté divorciada.

Qué hacer para no tener problemas con la green card por divorciarse

Cada matrimonio es un mundo. Y desde luego nadie tiene que convivir con una persona cuando hay maltrato. En estos casos, consultar con un abogado si es posible y/o llamar a la línea gratuita de ayuda para personas maltratadas marcando al 1-800-799-7233. Atienden en español.

Pero en los demás casos conviene no levantar sospechas sobre si el matrimonio fue falso. Antes de divorciarse inmediatamente después de obtener los papeles, hablar con un abogado de inmigración, particularmente en los casos en los que no existen apenas pruebas documentales que sirvan para apoyar el carácter verdadero del matrimonio, como propiedades o cuentas de banco conjuntas, múltiples viajes, hijos en común, etc.

Por último, destacar que es posible divorciarse tanto en los casos en los que el matrimonio se ha celebrado en Estados Unidos como cuando la boda tuvo lugar en otro país, si bien en este caso hay que respetar las leyes que regulan los matrimonios y cómo se les pone fin que aplican en ambos lugares.

Evitar problemas cuando se ingresa con una visa de novio K-1

Un caso distinto al anterior pero que está relacionado es el de la visa de novio. Y es que los ciudadanos americanos pueden solicitar la visa K-1 para sus novios y prometidas para que estos ingresen a Estados Unidos para contraer matrimonio.

En estos casos en los que no se produzca el matrimonio en los 90 días siguientes al ingreso a Estados Unidos con la persona que solicitó la visa K-1, es necesario asesorarse muy bien con un abogado. 

La razón es que se está arriesgando a que el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés) determine que se está ante un caso de fraude de ley, lo que complica enormemente todas las posibilidades migratorias para sacar la green card.

Todo lo dicho en este artículo tiene valor meramente informativo. Cada caso es diferente, esto no es asesoría legal.