Documentos para probar que el matrimonio no es de conveniencia

Cómo demostrarle a Inmigración la buena fe del matrimonio

Los recién casados deberán demostrar que su matrimonio no es de conveniencia
Chev Wilkinsom. Getty Image.

Es bien sabido que los ciudadanos americanos y los residentes permanentes legales pueden pedir por matrimonio los papeles de la green card para sus cónyuges, tanto en el caso de matrimonios entre un varón y una mujer como en el de entre personas del mismo sexo. 

De hecho, el matrimonio es la forma más frecuente para obtener la tarjeta de residencia (green card) y una de las más rápidas.

Precisamente porque esta forma de obtener la green card ofrece la ventaja de ser rápida y relativamente fácil, las autoridades de Inmigración están atentas para intentar detectar los casos fraudulentos en los que el matrimonio es por conveniencia. Y si se descubre, se impone un castigo.

En este artículo se informa de 12 documentos que pueden ser utilizados para despejar toda posible duda sobre el carácter verdadero del matrimonio.

Además, información sobre cuánto se está demorando en obtener estos papeles, cuándo el matrimonio con ciudadano o con residente no es suficiente para obtener la green card y qué se puede hacer si se es víctima de un matrimonio de conveniencia.

Documentos para probar que un matrimonio no es de conveniencia

  • Acta de nacimiento de los hijos que los cónyuges tienen en común. Si la esposa estuviese embarazada, un certificado médico en el que así se hace constar.
  • Cartas o postales de familiares y amigos enviadas a la casa que comparten los esposos.
  • Contrato de alquiler o lease de vivienda o hipoteca de compra, para demostrar que se vive en común o que se ha comprado propiedad conjuntamente.
  • Contrato de jubilación, seguro médico o de vida a nombre de un esposo pero en el que el otro aparece como beneficiario.
  • Extractos de cuentas bancarias que se tienen a nombre de los dos esposos.
  • Extractos de tarjetas de crédito de las que son titulares ambos cónyuges.
  • Fotos de los esposos de la boda, vacaciones, fiestas, etc. Es conveniente que en las fotos aparezcan, además, amigos y familiares.
  • Pertenencia a asociaciones de todo tipo en la que el marido y la mujer figuren conjuntamente.
  • Recibos de viajes en avión, hoteles, restaurantes, etc. que muestren que durante los meses que han estado separados (como novios o como esposos o en ambas situaciones) los cónyuges se han visitado y han pasado tiempo juntos.
  • Recibos de regalos, como el del anillo de compromiso o típicos regalos de enamorados.
  • Recibos de facturas de teléfono e incluso fotocopias de correos electrónicos u otro tipo de comunicación (whatsapps, cartas, etc).
  • Registración del auto mostrando que pertenece a los dos esposos.

Cómo entender esta lista

Son sólo ejemplos. No se necesita tener todo. Es más, en ocasiones presentar prueba de todo lo mencionado puede levantar las sospechas del oficial consular o del de inmigración (depende del caso será uno un otro). Ya que las personas que celebran matrimonios de conveniencia suelen precisamente seguir estas instrucciones al pie de la letra.

Cada matrimonio es un mundo, y como tal, unos tendrán unas pruebas y otros otras. Lo importante de la lista es servir de parámetro, dar ideas, incluir algunas no especificadas y de las enumeradas las que de buena fe se ajusten a la realidad del matrimonio. También es conveniente, repasar las preguntas que pueden hacer las autoridades con ese mismo fin: quedarse convencidos de que el matrimonio es real.

Cuándo el matrimonio verdadero no es suficiente para obtener la green card

Aunque en general la tramitación de una solicitud de la tarjeta de residencia por matrimonio no presenta mayores problemas, sí que hay un asunto a tener en cuenta, porque si es el caso estamos antes un gran problema: el caso de los inmigrantes indocumentados.

Aquí hay que distinguir varios casos:

1. Indocumentado que cruzó ilegalmente la frontera y que se casa con ciudadano. NO puede ajustar su estatus y tendrá que salir del país para completar el proceso. Al llegar a la entrevista en el consulado se le negará la visa de inmigrante para retornar por aplicación del castigo de los 3 y de los 10 años. Aunque en algunos casos posible pedir una waiver o perdón, es un proceso que se demora y que en la realidad implica que los esposos van a estar separados por bastante tiempo.

2. Indocumentado que se casa con ciudadano que ingresó legalmente pero ahora está como indocumentado porque no salió de Estados Unidos a tiempo. En este caso se puede ajustar el estatus. 

3. Indocumentado que se casa con residente. No puede ajustar su estatus y no importa si ingresó ilegalmente no legalmente. Simplemente no es una opción con lo cual hay el problema de salir del país y si la estancia ilegal fue superior a los 180 día entonces aplicará el castigo de los 3 y de los 10 años.

Todos los caso en los que hay una situación de ilegalidad de por medio hay que consultar con un abogado de migración reputado. Existen en casos muy especiales opciones como el Parole in Place si se está casado con un militar, reservista o veterano o el caso de la waiver provisional por dureza extrema, que permite viajar fuera de Estados Unidos para la entrevista en el consulado con la waiver en la mano, evitando así estancias grandes separados de la familia.

Son todos casos delicados y antes de iniciar el papeleo hay que asesorarse.

Por otro lado, incluso en los casos en los que se ingresa legalmente y no se produce situación de ilegalidad por quedarse más tiempo que el permitido hay que tener en cuenta que casarse en Estados Unidos con visa de turista y luego intentar arreglar los papeles puede ser muy problemático si no se respetan ciertas normas.

Asimismo, tener en cuenta que además de casarse y que el matrimonio sea verdadero, todavía hay más requisitos a cumplir, como que el patrocinador, es decir el cónyuge estadounidense o residente, tenga ingresos suficientes o cuente con un co-patrocinador, ya que deberá probarlo y asumir responsabilidades económicas al firmar la declaración de sostenimiento, conocida en inglés como affidavit of support

Finalmente, hay ciertas situaciones que, si se dan, harán que todo la tramitación fracase. Son los casos en los que se niega la green card por razones que tienen que ver con el presente o el pasado de la persona a la que se pide. En algunos casos la negación será definitiva, en otros temporal y en otros se puede intentar levantar el castigo mediante la solicitud de una waiver. 

Qué puede hacer una víctima de un matrimonio de conveniencia

Puede suceder que un ciudadano o un residente se casa por amor y posteriormente se da cuenta que se han casado con él o con ella por interés. En este caso, tiene varias opciones.

La más fácil es desistir mediante la cancelación de la petición, pero esto es posible sólo dependiendo del momento en que se produzca. Y también es posible denunciar la situación de un matrimonio de conveniencia a las autoridades migratorias. 

Por último, el divorcio puede afectar - o no- a la persona que obtuvo su residencia por matrimonio. Por lo que este punto es conveniente tenerlo claro. 

Qué puede hacer un extranjero que se casa por amor pero es víctima de una relación abusiva

Puede darse la situación en la que es el residente o el ciudadano el que abusa de su cónyuge extranjero amenazándole con parar la tramitación de los papeles. 

Estas son situaciones para hablar inmediatamente con un abogado de inmigración y ahí estudiar opciones como si sería posible, por ejemplo, pedir con éxito la aplicación de VAWA o si el divorcio puede afectar a la obtención de papeles, como ya se señaló anteriormente.

En todo caso estos son asuntos muy delicados en los que está el juego la situación migratoria y el poder permanecer legalmente en los Estados Unidos por lo que lo más sensato y aconsejable para hacer es asesorarse con un abogado migratorio que ya haya ganado este tipo de casos.

Opciones migratorias a pedir la green card por matrimonio

Los ciudadanos americanos, y sólo ellos, pueden pedir visas de novios para sus prometidos, cuando el fin es contraer matrimonio en Estados Unidos. Es decir, esa visa que se conoce como K-1 permite al novio extranjero ingresar al país, casarse y después ya se solicita la green card mediante un ajuste de estatus.

Asimismo, los ciudadanos  y sólo ellos pueden solicitar una visa K-3 para traer a su cónyuge extranjero a vivir a Estados Unidos. Una vez aquí, mediante un ajuste de estatus, obtendrá la residencia permanente.

Esta es una opción poco conocida y que sólo debe utilizarse en lugar de pedir la green card en casos muy concretos. Uno de los más comunes es cuando las demoras en la tramitación de la visa de inmigrante son muy largas, más incluso que la de esta visa.

Salvo esos casos muy concretos lo cierto es que no merece la pena y es mejor iniciar ya el proceso con una petición de visa de inmigrante. 

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal para ningún caso concreto.