¿Qué es una felonía y cuáles son sus consecuencias migratorias?

Juez en Corte en Estados Unidos.
Una condena por felonía puede tener graves consecuencias migratorias.

 Foto de Frederick M. Brown. Getty Images.

En Estados Unidos, un felony, que se traduce comúnmente como felonía, es un delito; es decir, es cualquier crimen grave que está castigado con un mínimo de un año de prisión y un máximo de por vida o hasta con la pena de muerte en algunos estados. Para los inmigrantes, las felonías pueden tener consecuencias no solo penales sino también migratorias.

Este artículo informa sobre cuáles son los delitos considerados felonías, cómo se diferencian de otros tipos de crímenes, los efectos migratorios de una condena por felonía y, finalmente, qué hacer en caso de ser acusado de haber cometido una felonía.

Datos básicos: Felonía

  • ¿Qué es una felonía?: un crimen con condena de 1 año de prisión o más.
  • Delitos agravados: felonías que impiden beneficios migratorios, y causan deportación y prohibición de regresar a EE.UU. de por vida.
  • Ejemplo de felonías agravadas: asesinato, violación, asalto, robo, delitos de drogas, pertenencia a mafia o pandillas, etc.
  • Delitos inmorales: felonías que pueden provocar rechazo de solicitudes migratorias y ser causa de deportación. Es posible solicitar perdón, en algunos casos.
  • Ejemplos de felonías inmorales: alteración de documento, aceptar mercancía robada, evadir impuestos, falsificación, etc.

¿Cuáles delitos son considerados felonías?

En Estados Unidos, tanto las leyes federales que aplican en todo el país como las leyes estatales, que solamente están vigentes en el estado que las aprueba, pueden establecer qué tipo de crímenes son felonías.

Con carácter general, puede decirse que son felonías crímenes como asesinato, homicidio, violación, robo, secuestro, incendio provocado, fraude, falsificación, difamación, abuso infantil o de ancianos, tráfico de drogas, extorsión, evasión fiscal, traición a Estados Unidos, pornografía infantil y abuso animal, entre otros.

Las felonías pueden calificarse en primer grado —las más graves— y en segundo, tercer o cuarto grado, pero todos son crímenes graves con efectos migratorios.

Algunas acciones pueden ser consideradas felonías en algunos estados pero no en otros. Entre los ejemplos más comunes destacan la posesión de marihuana, la transmisión de pornografía de adultos y la posesión de un arma sin licencia. Este último caso sirve para ilustrar la diferente calificación penal según los estados.

Por ejemplo, mientras que en Texas cualquier persona que no tenga una condena previa por una felonía puede poseer un arma de fuego sin necesidad de licencia previa, en Michigan la posesión de una pistola sin la debida certificación está condenada con pena de prisión de 90 días máximo, una multa de $100 o ambas. Es decir, es una falta castigada, pero no se considera felonía.

Por otro lado, en Nueva Jersey, el mismo hecho de poseer un arma sin la debida licencia es considerado una felonía con castigo de 3 a 5 años de prisión, una multa de $15.000 o ambas.

Por esta razón es importante que, en caso de ser acusado, se verifique si es una felonía o es una falta según las leyes del estado en el que se cometió la acción.

¿En qué se diferencian las felonías de otros crímenes?

La felonía se diferencia de la falta o infracción, conocida en EE.UU. como misdemeanor, en que esta se castiga con un máximo de 12 meses de prisión, una multa económica pequeña (que generalmente no excede los $2.000) o ambos.

Como regla general, puede considerarse que las faltas o misdemeanors no tienen efectos migratorios, pero no siempre es así. Dependiendo de las circunstancias en las que se cometió la falta, esta puede convertirse en felonía.

Por ejemplo, el hurto en la mayoría de los estados se considera una falta cuando el importe robado es menor a $500 y es una felonía cuando supera esa cantidad.

Otro ejemplo es el de las multas o tickets de tráfico. Por lo general son consideradas faltas, pero si van acompañadas de otras acciones como manejar mientras intoxicado (DWI, por sus siglas en inglés), exceso de velocidad, manejo sin licencia u otros agravantes, las infracciones de tránsito pueden ser calificadas como felonías.

Lo mismo puede ser dicho de un DWI que, con carácter general, es considerado una falta, pero si el chofer no tiene licencia de manejar o seguro para el auto puede ser una felonía, dependiendo de la legislación de cada estado.

Cabe destacar que lo mismo sucede con la violencia doméstica, que es un misdemeanor, pero dependiendo de la gravedad o repetición de los hechos puede ser calificada como una felonía.

¿Cuáles son los efectos migratorios de las felonías?

Las felonías pueden tener efectos migratorios graves para todos los migrantes en Estados Unidos, incluidos los residentes permanentes legales. Las consecuencias son diferentes según el tipo de delito y el estatus del migrante.

Si la condena se da por una felonía calificada por las leyes migratorias federales como delito agravado, como asesinato, tráfico de drogas, tráfico de inmigrantes o reentrada ilegal a EE.UU. después de una deportación, el migrante será deportado con una sanción adicional que le impide regresar de por vida. Este tipo de condena también impide obtener cualquier posible beneficio migratorio que se solicite.

Por otro lado, si la condena es por un delito categorizado como inmoral por las leyes migratorias, la consecuencia puede ser que se le impida al migrante obtener la tarjeta de residencia permanente, que se rechace su solicitud de adquisición de la ciudadanía estadounidense por naturalización o, incluso, que sea deportado.

A diferencia de lo que sucede con los delitos agravados, en los inmorales aplican una serie de requisitos que en la práctica limita el alcance de las consecuencias graves. Además, en el caso de las felonías inmorales, sería posible pedir un perdón o waiver en casos específicos.

Entre los delitos inmorales o que atentan contra la moralidad, conocidos en inglés como moral turpitude, se encuentran la agresión, la bigamia, actos lujuriosos u obscenos, el abandono de un niño (que en algunos casos puede incluir la falta de pago de la pensión de alimentos), la alteración de un documento, y evadir a sabiendas el pago de impuestos, entre otros.

Las condenas por delitos agravados o inmorales también tienen consecuencias para los extranjeros que se encuentran fuera de Estados Unidos y que desean viajar temporalmente o emigrar a ese país, ya que son causa de inadmisibilidad y, por lo tanto, causa para que se rechace una petición de visa inmigrante o no inmigrante.

¿Qué se puede hacer en el caso de acusación por felonía?

En el caso de una acusación por felonía se deben seguir tres pasos. En primer lugar, es muy importante tener clara la naturaleza de la acusación. Por ejemplo, para efectos migratorios no es lo mismo tener una acusación por violencia doméstica considerada falta que tenerla con la calificación de violencia doméstica agravada.

Toda persona puede acceder a su récord de arrestos y detenciones solicitando una FOIA a la autoridad competente. También es importante saber si existe una orden de arresto pendiente.

En segundo lugar, es importante no mentir sobre condenas por felonías cuando se llena un documento migratorio o se habla con un oficial de Inmigración.

En la actualidad, las autoridades migratorias están muy bien informadas y obtienen conocimiento de las condenas por felonía a través de diferentes fuentes, como por comunicación de las prisiones, por verificación de huellas digitales después de un arresto o detención por parte de un policía local o estatal, en el paso de control migratorio al ingresar a Estados Unidos o durante un trámite migratorio al cotejar los datos biométricos que se obtienen del migrante contra bases de datos del FBI.

Si un migrante miente y es agarrado, además del problema migratorio causado por la felonía por la que fue condenado, tiene el que nace de esa mentira, que se conoce como tergiversación y es una violación migratoria.

En tercer lugar, es muy importante contratar a un abogado penalista con conocimientos migratorios antes de que se dicte sentencia para que intente evitar la condena, o al menos, cuando sea posible, pelear por la calificación del delito menos perjudicial para los intereses del migrante.

Por ejemplo, en el caso de un hurto en un comercio, podría ser considerado como un delito inmoral, dependiendo de las leyes que apliquen en cada estado. Si un abogado consigue que no se califique como tal y se considere como una ofensa pequeña, conocida en inglés como petty offense, las consecuencias serán muy distintas desde el punto de vista migratorio, incluso en el caso de condena.

Además, un migrante no debería declararse culpable de ningún delito como parte de un acuerdo con fiscalía para no ser acusado de algo más grave o a cambio de una menor condena. Eso es así porque esa pequeña condena que sobre el papel podría parecer insignificante puede tener consecuencias muy serias desde el punto de vista migratorio.

Lugar en el que la felonía ha sido cometida

No solo las felonías cometidas en Estados Unidos pueden tener consecuencias migratorias, sino también las perpetradas en otros países. Algunos documentos para solicitar beneficios migratorios requieren específicamente listar las felonías por las que se ha sido condenado fuera de los Estados Unidos.