9 preguntas a turistas en control migratorio de Estados Unidos

Derechos que NO aplican en control migratorio

Control migratorio en Estados Unidos
Control migratorio en Estados Unidos. Foto de Getty Images

Turistas y personas de negocios que llegan a Estados Unidos pueden esperar que los oficiales de control de paso migratorio de la CBP les pregunten una serie de cosas para decidir si permiten su ingreso al país.

En el paso migratorio también se verifica el pasaporte y la visa o ESTA –en el caso de pertenecer a un país del Programa de Exención de Visados– y se cotejan con el programa TECS de la computadora del oficial migratorio. Además, se tomarán los datos biométricos del solicitante a ingresar a Estados Unidos.

En este artículo se informa de cuáles son las 9 preguntas más frecuentes en el paso migratorio y cuáles son las respuestas correctas, así como qué puede pasar y cuáles son los derechos que aplican en la frontera de Estados Unidos (terrestre, marítima y de aeropuertos).

9 preguntas preguntas frecuentes en el paso migratorio de EE.UU.

El oficial de migración puede preguntar lo que estime conveniente, pero las que se enumeran a continuación son frecuentes.

Una de las más comunes es preguntar cuál es la razón de la visita a Estados Unidos. La respuesta debe ser acorde con el tipo de visa o documento con el que se solicita el ingreso a EE.UU.

Así, si se tiene una de turista B1/B2 o una autorización conocida como ESTA, la respuesta es turismo, negocio o atención médica. Es absolutamente equivocado contestar que la intención es buscar trabajo o contraer matrimonio.

Otra pregunta frecuente es dónde se va a alojar. Se puede llevar impreso el nombre y dirección del hotel, si ese es el tipo de alojamiento.

Si se va a estar viajando, también es perfectamente válido contar cómo se piensa viajar y los planes que se han hecho para reservar alojamiento, aunque no es necesario tener absolutamente todo cerrado ya que puede haber cambios en el caso de, por ejemplo, planear un tour por carretera. En todo caso, tener en consideración que, en ciertos casos, hay que notificar los cambios de dirección del lugar de estancia.

También se pregunta a quién va a visitar. Es absolutamente normal visitar amigos o familiares. Sin embargo, si estos están en situación de indocumentados se recomienda no mentir a los oficiales de migración bajo ninguna circunstancia, pero tampoco crear una situación difícil para los amigos o familiares.

También se pregunta cuánto tiempo se va a quedar. Es fundamental tener claro el tiempo máximo de estancia legal. Si se ingresa con una visa, es posible pedir una extensión o cambio de visa, si se cumplen todos los requisitos. Por el contrario, si se tiene una ESTA, se tiene que salir del país antes de los 90 días y no es posible, bajo ninguna circunstancia, ampliar ese plazo.

También se pregunta cuánto dinero se trae y si se tiene algo que declarar. Se trata de no exceder el máximo legal sin declarar y también de asegurar de que no se va ser una carga para el gobierno de los Estados Unidos. No hay que llevar mucho dinero en efectivo, ya que se pueden llevar tarjetas de débito o/y crédito.

Otra pregunta clásica es en qué se trabaja o qué se estudia. Responder lo mismo que se ha dicho al solicitar la visa.

Asimismo, si se llega por avión es habitual que se pregunte desde dónde se vuela. La respuesta correcta es la ciudad desde donde despegó el vuelo pero si se ha hecho escala, se puede contar el viaje completo.

Otras preguntas que hay que esperar es si se ha visitado previamente los Estados Unidos. En este punto tener en cuenta las consecuencias de viajes anteriores en los que no se salió a tiempo del país, y también cuánta frecuencia se está ingresando.

¿Qué puede pasar a continuación?

Pueden suceder varias situaciones, que dependen de la decisión que tome el oficial migratorio.

En la mayoría de los casos, la persona extranjera será admitida a Estados Unidos, aunque es posible que debe pasar por una segunda inspección, que es lo que popularmente se conoce como el cuarto. Si se ingresó con visa de turista, se puede consultar el I-94 –registro de entrada y de salida– para tener claro cuándo se debe salir del país o para pedir una extensión de la visa.

También es posible que se le permita entrar aunque no tiene los documentos necesarios. En estos casos se dice que se la ha dado un parole. Es decir, se permite el ingreso aunque no se cumplen los requisitos.

Por ejemplo, en los casos de petición de asilo después de mostrar miedo creíble en una entrevista. Tener en cuenta que ya no es posible solicitarlo en la frontera por razón de miedo a las pandillas o violencia doméstica y que en estos momentos es habitual que el solicitante de asilo en la frontera espere por meses e incluso años detenido hasta que se resuelve su caso.

Además, en casos extraordinarios, la persona será arrestada (aprehendida), como es el caso de que esté buscada por un delito por las autoridades.

Y, finalmente, la persona extranjera puede ser regresada al país en el que se inició el viaje. La razón es que se considere que es inadmisible para ingresar a EEUU, que es inelegible para la visa que tiene o para la ESTA, o que los documentos son falsos.

Como las situaciones de la prohibición a ingresar son muy variadas, es importante saber si se coloca un I-275 en la visa, o se realiza una expulsión inmediata o, incluso, se permite al extranjero retirar su petición de ingreso a EE.UU.

Todas esas situaciones tienen consecuencias diferentes a la hora de intentar posteriormente regresar por lo que conviene tener claro qué realmente pasó y por qué se denegó la entrada.

Derechos en el control migratorio de EE.UU.

En los puertos de entrada, conocidos en inglés como POE y que puede ser un aeropuerto, un puerto marítimo o una frontera terrestre, hay que pasar dos controles, primero el migratorio y luego el aduanero.

En los POE, que tienen todos consideración de frontera, no está permitida la asistencia legal de abogados y, en contra de una opinión errónea muy extendida, lo cierto es que no aplican las protecciones de la Constitución. Por lo tanto, si así lo consideran necesario, los oficiales de la CBP pueden tener acceso a nuestros teléfonos, cámaras, computadoras y otro material digital.

Puntos clave

  • El oficial del control migratorio puede preguntar lo que estime conveniente
  • La visa o la ESTA no garantizan el ingreso
  • En los puntos migratorios de ingreso a EE.UU. no aplican los derechos constitucionales

Este artículo no es asesoría legal. Tiene una finalidad exclusivamente informativa.