Tips sobre huellas digitales para asuntos migratorios y de visas

¿Qué hacer cuando no se acude a una cita para las huellas dactilares?

Oficial migratorio y máquina de tomar huellas digitales
En el control migratorio se toma las huellas digitales de los extranjeros entre 14 y 79 años de edad.  Foto de Win McNamee. Getty Images.

En Estados Unidos, las autoridades migratorias utilizan las huellas digitales como medio para identificar a las personas y verificar su historial migratorio y delictivo, en el caso de tenerlo.

Según el resultado obtenido de la toma de las huellas digitales —conocidas como dactilares en algunos países—, las autoridades pueden aprobar o denegar beneficios como visas, tarjetas de residencia permanente, asilo, adquisición de la ciudadanía americana por naturalización, etc.

Además, también pueden impedir el ingreso a los Estados Unidos de cualquier persona extranjera o proceder a su deportación, si ya estuviera en el país.

En este artículo se explica por qué se utilizan las huellas digitales, cuándo y dónde se toman, qué tipo de información se obtiene, y sus consecuencias migratorias.

¿Por qué se utilizan las huellas digitales para identificar a las personas?

No solo las autoridades de Estados Unidos utilizan las huellas digitales como herramienta de identificación de individuos, sino prácticamente todos los gobiernos del mundo. La razón es que no existen dos personas con las mismas huellas, ni siquiera los gemelos idénticos, aunque sí tengan el mismo ADN.

Se estima que entre un uno y un dos por ciento de las personas a las que se toma las huellas dactilares con escáneres digitales —el medio empleado por las autoridades de EE.UU.— tienen problemas para que se lean correctamente. 

En estos casos se emplean para su identificación otros recursos biométricos, como fotos. Además, en algunos casos se puede pedir un examen de ADN. Esto último es común en ciertas categorías de solicitud de papeles para la tarjeta de residencia por familia.

¿Para qué trámites migratorios se toman las huellas dactilares en Estados Unidos?

La toma de huellas digitales es muy común para toda clase de trámites migratorios. Por ejemplo, trámites de visas no inmigrante, tipo turista, estudiante, intercambio, inversión, etc. También son necesarias cuando se está gestionando una visa de inmigrante para obtener la tarjeta de residencia permanente.

Asimismo, se toman las huellas como parte necesaria las solicitudes de ajuste de estatus, asilo, protección para víctimas de violencia doméstica VAWA, visas humanitarias como la T por tráfico humano o la U por violencia, DACA para jóvenes indocumentados que llegaron a EE.UU. siendo niños y adquisición de la ciudadanía por naturalización.

En cumplimiento del programa US-Visit, también se toman las huellas en todos los puertos de entrada a Estados Unidos —puertos, aeropuertos y fronteras terrestres—. Están excluidos de esta obligación los ciudadanos americanos, diplomáticos extranjeros con visas de la familia A o G, residentes permanentes en un viaje de crucero que salieron de EE.UU. y regresan al país por el mismo puerto.

Tampoco están obligados a dar las huellas digitales ciudadanos canadienses y mexicanos en ciertas categorías migratorias. Por ejemplo, están excluidos los mexicanos residentes en la frontera que cuentan con una visa vigente de cruce, también conocida como láser.

Finalmente, también se toman las huellas a los migrantes agarrados por la Patrulla Fronteriza cruzando ilegalmente la frontera y a todas las personas, estadounidenses o no, que son arrestadas o detenidas en cualquier parte del país por autoridades federales, estatales o locales.

Como regla general que admite excepciones, no se toma las huellas digitales a personas mayores de 79 años y a menores de 14 años de edad.

¿Dónde se toman las huellas digitales?

En Estados Unidos, el lugar para el trámite de las huellas digitales depende de la razón por la que se toman. Así, en el caso de puestos de control migratorio la gestión es realizada en puertos, aeropuertos y fronteras terrestres por la CBP, también conocida como Patrulla Fronteriza. También son los encargados de tomarlas en el caso de migrantes indocumentados agarrados cruzando ilegalmente la frontera. 

En los casos de trámites migratorios como ajuste de estatus, asilo, naturalización, etc., es necesario acudir en la fecha y hora asignada por la carta que envía el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés) al Application Support Center (ASC, por sus siglas en inglés) más cercano y cuya dirección está consignada en la carta en la que se notifica la cita.

Si la persona que debe acudir al ASC se olvida de la cita o se equivoca, se recomienda presentarse tan pronto sea posible y explicar qué pasó. Como regla general, si ha pasado menos de una semana desde la fecha de la cita no pasa nada y se toman en ese momento las huellas. Si ha pasado más tiempo, debe contactar con USCIS llamando al 1-800-375-5283 para programar una nueva cita. Si no se hace, USCIS entenderá que se ha desistido del trámite y cancelará el expediente.

Por último, en caso de arresto o detención, la autoridad realiza la toma las huellas y las comparte con el FBI quien, a su vez, las comparte con Inmigración. Si las autoridades migratorias consideran que la persona detenida es de su interés, pueden emitir un hold para proceder a tomar custodia de dicha persona.

Fuera de Estados Unidos se siguen dos sistemas. En algunos países, como por ejemplo México, Argentina o República Dominicana, antes de ir a la embajada o consulado para la entrevista para la visa de no inmigrante o de inmigrante se debe acudir para los trámites de los datos biométricos a un ASC —conocido en algunos países como Centro de Atención de Visa o VAC—.

Sin embargo, en otros países la entrevista y la toma de huellas digitales tienen lugar el mismo día en las instalaciones de la embajada o consulado.

¿Qué sucede una vez que las autoridades migratorias tienen las huellas digitales?

Las huellas digitales se verifican contra una enorme base de datos del FBI que contiene, literalmente, cientos de millones de huellas.

Además, la CBP tiene también a su disposición el sistema TECS que contiene, entre otros, información migratoria, posible historial criminal, récords de vehículos e información consular a través del acceso a la base de datos CCD, del Departamento de Estado.

USCIS puede acceder a la información que contienen esas bases de datos y así tener a mano información completa sobre una persona, incluyendo todos los nombres que ha utilizado, fecha de nacimiento, récord criminal, número del Seguro Social, direcciones en las que ha vivido, direcciones de correo electrónico, certificados de naturalización, número de alien, número de visa, SEVIS (en el caso de estudiante o de extranjero en programa de intercambio), etc.

La información que se obtiene a partir de las huellas digitales sirve, a efectos migratorios, para los tres siguientes fines:

En primer lugar, para determinar la identidad de una persona y detectar si ha utilizado ilegalmente otros nombres o documentos que no son suyos o falsificados. Se han detectado más de 800 mil casos de este tipo de anomalía.

En segundo lugar, para determinar posibles violaciones migratorias. Por ejemplo, si se le toman las huellas a una persona extranjera presente en Estados Unidos, debe aparecer una coincidencia en alguna base de datos del Departamento de Estado o del Departamento de Seguridad Interna. Si no es así, eso indica que ingresó al país ilegalmente.

Hay que resaltar que es una violación migratoria grave asegurar en un formulario de migración que nunca se ha sido detenido o arrestado cuando la verdad es que sí y ese dato es fácilmente verificable con las huellas digitales.

Esto aplica incluso a los expedientes que han sido sellados o expurgados. Las personas en estos casos delicados deben asesorarse con un buen abogado migratorio para evitar que su caso se eche abajo por representación falsa.

También se detectan otras violaciones migratorias, como no haber salido de Estados Unidos dentro del plazo autorizado en un viaje previo.

En tercer lugar, las huellas digitales sirven para determinar si se ha cometido algún delito o falta que  convierta a una persona en susceptible a ser deportada o que no se le apruebe una petición migratoria como, por ejemplo, un ajuste de estatus, una visa, la adquisición de la ciudadanía americana, etc., por ser considerado como inadmisible.

¿Qué hacer cuando se sospecha que puede haber problemas migratorios por culpa de las huellas?

Lo fundamental es estar informado de cuáles son las causas que convierten a una persona en inelegible para ingresar a Estados Unidos o arreglar los papeles, una vez dentro del país.

Dependiendo del caso puede ser muy recomendable obtener el récord migratorio antes de comenzar cualquier gestión de este tipo. 

Finalmente, teniendo en cuenta lo delicado de este tipo de situaciones, es altamente recomendable asesorarse con un abogado de Inmigración de buena reputación o con una organización de apoyo a migrantes.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.