Pros y contras del muro de Trump e impacto ambiental

Valla fronteriza entre EE.UU. y México en Tijuana
El muro de Trump proyecta extender a toda la frontera y aumentar la altura de las vallas actuales.

 John Moore. Getty Images.

La construcción de un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México es una de las medidas más controversiales propuestas por el Presidente Donald Trump.

Este artículo cubre información sobre la valla que separa los dos países, argumentos a favor y en contra de la construcción del muro, su costo y el impacto medioambiental que causaría su construcción.

Puntos clave: el muro de Trump

  • Extensión de la frontera entre EE.UU. y México: 3.144 km (1.954 millas).
  • Costo: según Trump entre $8 y $12 mil millones, según GAO $21 mil millones.
  • Argumentos a favor: frenaría migración indocumentada, drogas y posible infiltración de terroristas.
  • Argumentos en contra: no resuelve presencia de 11 millones de indocumentados ni llegadas legales seguidas de permanencias ilegales; no afectaría caminos de entrada de las drogas; alto costo e impacto a vida salvaje.
  • Impacto medioambiental: el muro rompería hábitats naturales de más de 1.000 animales silvestres, incluyendo a 100 especies en peligro de extinción. Cruzaría por reservas de la biosfera, reservas naturales, santuarios de animales y parques nacionales.

La frontera entre EE.UU. y México

La frontera que separa Estados Unidos y México se alarga por 3.144,6 kilómetros (1.954 millas) desde el Golfo de México hasta el Pacífico.

En la actualidad, existe un valla de separación en 1.100 km (700 millas), la mayoría se construyó bajo la dirección del Presidente George W. Bush como respuesta a los atentados terroristas del 11 de Septiembre del 2001.

El precio de su construcción fue de $2 mil millones. Por su alto costo se decidió no extenderla toda la frontera. Su mantenimiento cuesta $500 millones anualmente.

Además de la valla, la frontera está protegida por la Policía Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés). Esta agencia –la cual cuenta con 20.000 agentes y un presupuesto anual de $3 mil millones— vigila la frontera a pie, a caballo, en auto y en embarcaciones con el apoyo de tecnología inteligente, como drones, cámaras, sensores y el establecimiento de retenes y controles migratorios.

En el año fiscal 2018, según estadísticas de la CBP, el número de arrestados en la frontera sur tras cruzar ilegalmente el país ascendió a 396.579 migrantes. A todos ellos se les aplicó la política de tolerancia cero.

Argumentos a favor y en contra del muro de Trump

Los defensores de la construcción del muro argumentan tres razones principales. En primer lugar, frenaría el ingreso de migrantes indocumentados. En la actualidad se estima que hay en el país 11 millones de migrantes sin papeles.

En segundo lugar, se argumenta que si la frontera no está blindada existe un riesgo de infiltración de terroristas.

Y, en tercer lugar, se afirma que la valla no es obstáculo para el ingreso de drogas, lo que agravaría el problema de adicción que existe en EE.UU. Según datos de los Centros de Control de Enfermedades y Prevención, más de 33.000 estadounidenses mueren anualmente por sobredosis de opiáceos.

Desde otra perspectiva, se argumenta en contra del muro que este no frenaría la migración indocumentada porque, por un lado, no resuelve el problema de la presencia en el país de 11 millones de migrantes y, por otro, porque la mitad de los indocumentados ingresan al país legalmente y no atravesando ilegalmente la frontera.

En segundo lugar, se argumenta que no hay casos para apoyar la tesis de que los terroristas pueden ingresar ilegalmente a través de México. En tercer lugar, se esgrime que aproximadamente 15.000 personas de las fallecidas anualmente por consumo de opiáceos tomaron medicinas que se obtienen en EE.UU. con receta.

Además, las drogas que ingresan de México hacia EE.UU. lo hacen por túneles, en drones, compartimentos ocultos en buses o autos, o en camiones. Por lo tanto, el muro no afectaría a ninguno de esos modos de transporte.

Por último, se esgrime en contra de la construcción del muro su alto costo y su impacto ecológico.

Costo de la construcción del muro de Trump

No hay consenso sobre cuánto costaría construir un muro que blindase los más de 3.000 km de frontera entre Estados Unidos y México. Por un lado, el propio Presidente Trump estima que el precio del muro podría estar entre los $8 y $12 mil millones de dólares.

En el otro extremo del espectro se encuentran organizaciones como New America Foundation que estima el costo entre $27 y $40 millones. Por otro lado, la agencia de noticias Reuters tuvo acceso a un estudio de la Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO, por sus siglas en inglés) en el cual estima que el muro costaría $21,6 mil millones.

El baile de cifras se debe, entre otros factores, a que se desconoce cuál de las propuestas de muro se construiría y, por lo tanto, sus características y materiales. En los ocho prototipos el material varía de concreto a acero y la altura de 18 a 30 pies (5,5 a 9,1 metros).

¿Quién paga por el muro de Trump?

A pesar de que se han formulado diversas propuestas para hacer frente a los costos de la construcción del muro, todavía no hay una respuesta. El propio Trump sugirió en un principio que haría pagar a México por el muro, pero tomando en cuenta la reacción del país vecino, se puede dar por un hecho que esto no ocurrirá.

El presidente también sugirió poner un impuesto sobre las remesas de dinero que se envían desde Estados Unidos a México, pero esta idea ya no goza de favor porque se considera entre los expertos que posiblemente sería inconstitucional.

También se proponen el establecimiento de una tarifa de importación –entre el 20 y el 25 por ciento– que afectaría a los productos mexicanos o la creación de un sistema fiscal más complejo de ajuste de impuestos en la zona fronteriza.

Tanto el establecimiento de tarifas como la creación de impuestos en la zona fronteriza castigaría a los pequeños negocios y a los estadounidenses más humildes y de clase media que dependen de los bajos precios de artículos que se importan desde México, principalmente frutas y vegetales, ropa y otros textiles, electrodomésticos, computadoras, partes de autos y muebles.

Finalmente, también se propone financiar todo o parte de la construcción del muro con cargo a los presupuestos del gobierno federal, en cuyo caso debería ser aprobado por el Congreso. En la actualidad, Trump tiene solicitados para este fin $ 5 mil millones, pero el Congreso por ahora no aprueba esa partida.

Impacto medioambiental del muro de Trump

La construcción de un muro por más de 3.000 kilómetros tendría importantes efectos medioambientales.

Una de las razones principales es una sentencia dictada en corte federal en febrero de 2018 que permite, por razones de seguridad nacional, la construcción del muro fronterizo sin necesidad de respetar los preceptos de las siguientes legislaciones: Ley de Agua Potable Segura, Ley de Especies en Peligro de Extinción, Ley de Agua Limpia, Ley de Aire Limpio, Ley de Eliminación de Desechos y Ley de Protección de Tumbas Nativas Americanas y Repatriación.

Más de 2.500 científicos estadounidenses, mexicanos y del resto del mundo, han hecho un llamado de atención sobre el impacto medioambiental del muro en un artículo publicado en la revista científica BioScience. Su opinión es compartida por grupos medioambientalistas como Sierra Club.

Esos expertos argumentan que el muro interrumpirá los patrones de migraciones de animales, imposibilitando o limitando el acceso a sus lugares habituales de comida, bebida, apareamiento y nacimiento.

En otras palabras, el muro supondría una fragmentación del hábitat animal y, posiblemente, limitaría su diversidad genética. Según el Instituto de Ecología de la UNAM, más de 800 especies se verían afectadas, incluyendo al ocelote, bisonte, lobo gris mexicano, borrego cimarrón, jaguar, tortuga del desierto, rana leopardo, oso negro, antílope berrendo, ciervo mula, perros de la pradera, gato montés, león de la montaña y colibrí.

Todo ello conduciría a la reducción drástica de animales del suroeste estadounidense, de los cuales 100 ya se encuentran en peligro de extinción actualmente, según datos de la Agencia de Vida Salvaje y Peces de los Estados Unidos.

El muro incluso podría suponer la destrucción del santuario de mariposas de mayor diversidad ubicada en Missions, Texas, y afectar negativamente, entre otros, al Refugio Nacional de la Vida Silvestre del Valle Bajo del Río Grande, al Parque Estatal Río Grande - Bentsen y los centros de la biosfera de Rancho Los Fresnos (Sonora) y Santa Ana (Texas). Este último está ubicado en el valle del Río Grande, una de las áreas con mayor diversidad ecológica en toda Norteamérica.

Además, debido a la altura propuesta, el muro entre 18 y 30 pies también afectaría el movimiento de pájaros tropicales que vuelan por esas rutas en sus migraciones estacionales y de insectos. Esto también tendría consecuencias negativas para las plantas que dependen en gran medida del movimiento de insectos y pájaros para la polinización.

Asimismo, activistas medioambientales a ambos lados de la frontera han mostrado su preocupación por la posibilidad de que el muro pueda actuar como un embalse en momentos de inundaciones, pudiendo causar una tragedia humana. También han puesto de manifiesto el riesgo de alterar con las obras del muro el nivel de los acuíferos y provocar desabastecimiento de agua.

En este contexto, varias organizaciones han acudido a las cortes para intentar frenar o evitar los peores impactos ambientales que derivarían de la construcción del muro. Por ejemplo, el Center for Biological Diversity, en conjunción con Animal Legal Defense Fund, ha presentado en noviembre de 2018 una demanda buscando declarar inconstitucional el permiso concedido al gobierno por una corte para construir el muro sin respetar las leyes medioambientales.

Esta estrategia ha sido utilizada sin éxito hasta el momento por otras organizaciones ecologistas.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.