Causas por las que se podría perder la ciudadanía de Estados Unidos

Bandera de los Estados Unidos
Cuáles son las causas por las que se puede perder la ciudadanía americana. Foto de Brand New Images. Getty.

Los ciudadanos de los Estados Unidos pueden perder su condición de estadounidenses si realizan determinadas acciones que llevan aparejada como consecuencia la pérdida de la nacionalidad.

Esto aplica tanto a los ciudadanos que adquirieron su condición en el momento del nacimiento como a los que la obtuvieron posteriormente, mediante un trámite que se conoce como naturalización

Este artículo contiene información actual sobre cuáles son los requisitos y las causas que pueden dar lugar la terminación de la ciudadanía. Asimismo, se brinda información sobre derechos y obligaciones de los estadounidenses que residen habitualmente fuera de USA.

Y es que es muy importante tener en cuenta que no sólo es suficiente con que se produzca una de las causas que se citan a continuación sino que, además, es necesario, que se den determinados requisitos.

Acciones que podrían tener como consecuencia la pérdida de la ciudadanía de los Estados Unidos

Según la Sección 359 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA, por sus siglas en inglés), en la actualidad un estadounidense sólo podría verse privado de su ciudadanía cuando se dan una de las circunstancias siguientes (leer todo el artículo antes de ponerse nervioso):

  • Prestar juramento o declaración formal de lealtad a otro país después de cumplir los 18 años.
  • Obtener la nacionalidad de otro país de forma voluntaria y por petición propia después de haber cumplido los 18 años de edad. 
  • Servir en cualquier categoría en un Ejército extranjero hostil hacia Estados Unidos
  • Servir como oficial comisionado o no comisionado en el Ejército de otro país
  • Servir como soldado en un Ejército no hostil hacia Estados Unidos
  • Trabajar para un gobierno extranjero después de cumplir los 18 años siempre y cuando se dé una de las siguientes circunstancias: a) se posee la doble nacionalidad en el país de dicho gobierno o b) es necesario prestar algún tipo de juramento o promesa como condición para acceder a ese puesto de trabajo.
  • Renunciar voluntaria y formalmente a la ciudadanía como hicieron estos 10 famosos. Si se está fuera de los Estados Unidos la declaración debe hacerse en una embajada o consulado de USA. Por el contrario, si la persona que desea renunciar se encuentra dentro del país deberá contactar con el Departamento de Seguridad Interna.
  • Sentencia firme condenatoria por traición a los Estados Unidos
  • Condena firme por intentar derrocar el gobierno de los Estados Unidos

Pero no siempre que se produzca uno de estos hechos se pierde la nacionalidad. Ya que por ley es necesario que concurran obligatoriamente dos requisitos.

Requisitos para que se produzca la pérdida de la nacionalidad

Se tiene que dar conjuntamente dos hechos:

  • que el acto sea voluntario
  • que el acto se realice con la intención de abandonar la condición de ciudadano.

Y es que en Afroyim v. Rusk, una sentendia de 1967 la Corte reconoce que un ciudadano americano tiene un derecho constitucional a permanecer siendo ciudadano, a menos que voluntariamente renuncie a la nacionalidad. Y en 1980 con la sentencia Vance v. Terrace la Corte estableció que tal renuncia se puede hacer mediante una declaración o mediante acción.

Es fácil determinar que el acto es voluntario. Lo que no es tan claro es determinar cuándo existe la intención de realmente dejar de ser estadounidense. Para esto aplica la norma de las presunciones y a continuación se explica cómo se debe entender.

Cuándo el gobierno entiende que SI hay intención

Obviamente, cuando se renuncia formalmente a la ciudadanía, se pierde. Pero además, las autoridades consideran que hay intención de dejar de ser estadounidense cuando:

  • Se sirve en cualquier posición en un Ejército en hostilidades contra los Estados Unidos
  • Cuando hay una condena por traición o por intentar derrocar al gobierno
  • Cuando se sirve a un gobierno extranjero en una posición política

En estos tres casos, los oficiales consulares investigarán si efectivamente se da la intención de abandonar la ciudadanía, como en principio se presume. Y en base a dicha investigación, resolverán.

Cuándo el gobierno entiende que NO hay intención de renunciar

Existe una premisa administrativa que considera que se tiene la intención de seguir siendo estadounidense en todos los demás casos no previstos en el caso anterior.

Es decir, cuando se presta alianza a otro país, se adquiere su nacionalidad, se presta servicio en un Ejército extranjero no hostil o se acepta un trabajo para otro gobierno a nivel no político. 

La persona que realiza cualquiera de las cuatro actividades arriba mencionadas no necesita pedir permiso antes de hacerlas ni tampoco notificar a ninguna autoridad americana su intención de seguir siendo estadounidense, ya que eso es lo que se presume.

Pero es posible que cuando pida la renovación del pasaporte americano o solicite registrarse para votar o cualquier otra actividad reservada a ciudadanos un oficial consular le pregunte si al realizar una de las cuatro acciones antes señaladas deseaba renunciar a la nacionalidad estadounidense. Bastará con contestar “no” para seguir siendo americano.

Sin embargo, en el pasado no era así y muchos ciudadanos perdieron su nacionalidad. En estos casos podría ser posible recuperarla.

Consecuencias de la pérdida de la ciudadanía 

Se dejan de tener todos los privilegios, derechos y libertades propios de ser estadounidense

Además, a partir de ese momento se deberá solicitar una visa para entrar a Estados Unidos, a menos que la persona sea titular de un pasaporte que le permita entrar como turista bajo el Programa de Exención de Visas.

Si careciese de otro pasaporte, la persona que voluntariamente deja de ser estadounidense se considera que es apátrida y carece de la protección de ningún estado.

En todo caso, la renuncia no evitará que esa persona sea sometida a juicio por posibles delitos que haya cometido en EUA. Asimismo, continúa estando obligada a hacer frente a las obligaciones financieras que haya contraído en EEUU y a las militares, si las tuviera.

Por último, dejar de ser americano no supone el fin automático de la relación con los impuestos americanos, ya que habrá que seguir cumpliendo esta obligación por 10 años. Se aconseja consultar con el IRS para asegurarse de cuáles son las obligaciones pendientes en materia de tasas.

La renuncia a la nacionalidad americana es definitiva. Es decir, una vez realizada no hay vuelta atrás. La única excepción es plantear una demanda administrativa o judicial y ganarla.

Y en el caso de las personas que dejaron de ser americanas motu proprio cuando eran menores de edad, deberán notificar al Departamento de Estado que desean volver a ser estadounidenses dentro de los seis meses siguientes a haber cumplido los 18 años.

Como es un acto de grandes consecuencias, antes de llevarlo a cabo es recomendable consular sobre el proceso para entender todos sus aspectos.

Las dudas se atienden en la Oficina de Asuntos Consulares del DoS en Washington, llamando al 1-202-736-9110 o enviando un correo electrónico a ASKPRI@state.gov

Derechos y obligaciones de los estadounidenses en el exterior

Los ciudadanos tienen obligación de pagar impuestos, aunque residan habitualmente en otro país. Pero también tienen derechos, como en determinados casos transmitir la ciudadanía a sus hijos, recibir el pago del cheque del seguro social o votar en las elecciones para Presidente.

Si han formado una familia y desean regresar a Estados Unidos, podrán solicitar los papeles por matrimonio para su cónyuge, si bien pueden existir obstáculos que deben ser tenidos en cuenta.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.