Qué es un hold de inmigración, consecuencias y cómo defenderte

Huellas digitales de un migrante en la base de datos del DHS
Cuando Inmigración coloca un hold, la falta de huellas digitales del detenido en la base de datos del DHS es un problema porque indica ingreso ilegal. Foto de Robert Nickelsberg. Getty Images.

Un hold de inmigración es una petición que una autoridad migratoria le hace a una prisión o cárcel para que el día de puesta en libertad de una persona, esta sea retenida por un plazo de 48 horas y se entregue en custodia a ICE (siglas en inglés de la agencia encargada del cumplimiento de las leyes de inmigración y ciudadanía).

El hold de inmigración, que también se conoce por su nombre en inglés de detainer, puede provocar la deportación inmediata de un inmigrante o el inicio de un procedimiento de remoción en su contra.

Por ello es importante conocer cuándo tiene lugar el hold de inmigración, a cuáles inmigrantes puede afectar, cuáles son sus consecuencias y qué hacer una vez que se da el detainer.

Cómo sabe ICE que un inmigrante está detenido o arrestado para pedir el hold

En la mayoría de los casos, ICE obtiene la información en aplicación del programa Comunidades Seguras.

En virtud del mismo, las autoridades policiales estatales, locales y de condados envían a ICE las huellas dactilares de las personas arrestadas y detenidas por cualquier razón. Las más comunes son las que se producen en situaciones cotidianas como peleas, violencia doméstica, manejar sin licencia, etc.

Con esa información, ICE consulta la base de datos IDENT del Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) donde se guarda toda la información biométrica de los extranjeros legalmente en el país. También consulta la base de datos del FBI sobre antecedentes criminales.

Según los resultados que obtenga decide si coloca un hold de inmigración.

Otra forma en la que ICE tiene conocimiento de la situación migratoria de un detenido es a través de visitas que sus agentes realizan a cárceles y prisiones, así como entrevistas que llevan a cabo con los detenidos.

Finalmente, en una minoría de casos puede darse que en vez de ICE sea la CBP (Policía de Control de Fronteras, por sus siglas en inglés) la que tenga conocimiento de un arresto o detención y ordene el detainer.

En este punto hay que destacar que un número relativamente elevado de ciudades y condados se niegan a colaborar en algún grado con ICE, por ejemplo no permitiendo acceso a los detenidos en sus cárceles, excepto con una orden judicial, o no compartiendo las huellas digitales de los arrestados. Esto es lo que se conoce popularmente con el nombre de ciudades santuario.

El caso más significativo es el de California, el estado con mayor número de inmigrantes. La ley SB54, con fecha de entrada en vigor de 1 de enero de 2018, prohibe expresamente el uso de recursos públicos estatales o locales para colaborar con acciones de ICE conducentes a la deportación de inmigrantes y también el ingreso a prisión para entrevistar a detenidos, excepto en los casos de orden judicial.

Cuáles inmigrantes pueden ser sujetos de un hold de ICE

En realidad, el detainer puede referirse a cualquier inmigrante quien se cree que debe ser deportado. Sin embargo, en la práctica los hold de inmigración recaen sobre los inmigrantes que se encuentran en tres categorías.

En primer lugar, los inmigrantes indocumentados. Pueden estar en esta situación porque ingresaron a los Estados Unidos ilegalmente por la frontera o porque entraron legalmente pero no salieron a tiempo, produciéndose lo que popularmente se conoce como un overstay.

En segundo lugar, los inmigrantes sobre quienes haya una orden de deportación pendiente, incluso aquellos cuya orden de remoción se dictó en ausencia porque no se presentaron en Corte y también los inmigrantes que han sido previamente deportados y han regresado al país ilegalmente. 

En tercer lugar, los inmigrantes que han cometido un delito que es causa de deportación. En este grupo también se pueden encontrar los residentes permanentes legales cuando han sido condenados por ciertas ofensas, como por ejemplo, los delitos calificados como agravados.

Qué sucede cuando se coloca un hold de inmigración

Si la autoridad local, estatal o del condado cumple con el hold del ICE, lo primero que ocurre es que el inmigrante va a ser transferido a una prisión migratoria, que puede ser pública o privada. En muchos casos incluso va a estar en otro estado, siendo frecuente el envío a un centro de detención en el estado de Texas.

También es posible que el inmigrante en custodia del ICE cambie con frecuencia de centro de detención, lo que dificulta a los familiares y amigos encontrar rápido al inmigrante y podrían pasar días sin tener información.

A continuación se pueden dar tres diferentes situaciones según la situación migratoria del detenido. En primer lugar están los inmigrantes que son deportados automáticamente sin presentarse ante un juez de inmigración.

En esta situación se encuentran varias categorías de inmigrantes, por ejemplo las personas que se fueron de Estados Unidos en medio de un procedimiento de deportación sin esperar al resultado final.

También son deportados automáticamente los migrantes con una orden de deportación reinstaurada, lo que sucede cuando ingresan a los Estados Unidos ilegalmente después de haber sido deportados o expulsados automáticamente.

En algunos casos se puede luchar contra esta reinstauración si se puede alegar miedo creíble como base de una aplicación de asilo, se está en un procedimiento de ajuste de estatus, o se puede pedir protección bajo NACARA o Life Act en el caso de ser ciudadano de Cuba, Nicaragua, El Salvador o Guatemala.

Hay que destacar que los migrantes que ingresan a Estados Unidos ilegalmente después de una remoción cometen un delito y pueden, además, ser multados o condenados a dos años de prisión o ambas condenas conjuntamente.

Además, si previamente han cometido un delito no agravado o tres faltas relacionadas con drogas, la condena de cárcel puede elevarse a un máximo de 10 años.

Si el migrante ha cometido previamente un delito agravado, la pena de prisión puede alcanzar los 20 años.

Finalmente, también son deportados sin pasar por un juez migratorio, salvo circunstancias muy excepcionales, los extranjeros que ingresaron a Estados Unidos legalmente pero sin visa al amparo del Programa de Exención de Visados y que se quedaron más de 90 días en el país.

Otra situación distinta que puede darse es la firma por parte del inmigrante de una salida voluntaria. Hay que destacar que no se debe jamás firmar un documento que no se entiende o con el que no se está de acuerdo. Si el documento se firma, el inmigrante será removido a su país sin más trámites.

Por último está la situación de los migrantes que pueden acudir a un juez de inmigración y pedir alguno de los alivios que prevé la ley para evitar su remoción de los Estados Unidos. Por ejemplo, solicitar un ajuste de estatus, asilo, aplazamiento de la deportación, etc.

En estos casos a veces es posible solicitar quedar libre bajo palabra mientras no se celebra la vista o previo depósito de una fianza migratoria. El juez puede acceder si considera que el migrante no representa riesgo de no comparecer a la vista de deportación y si no está en la lista de ofensas que impiden quedar en libertad con fianza.

Entre esas últimas situaciones están, entre otras, los delitos relacionados con drogas, excepto posesión de menos de 30 gramos de marihuana, delitos de armas, dos delitos inmorales o uno si lleva pena de prisión superior a un año, todos los delitos agravados y ofensas que pueden ser consideradas una amenaza a la seguridad del país, como por ejemplo la pertenencia a pandillas.

Una vez que se celebre la vista, lo cual puede demorarse años, se dictará sentencia, la cual puede ser apelada ante el BIA (Tribunal de Apelaciones de Inmigración, por sus siglas en inglés).

Qué se puede hacer en los casos de un hold de inmigración

El mejor consejo es buscar asesoría legal de confianza para que ayude en trámites como búsqueda del detenido, solicitud de fianza o petición de rebaja de la cantidad fijada y, muy especialmente, estudio y diseño de una estrategia para luchar con éxito en un caso de deportación.

Si no se puede pagar un abogado miembro de AILA, la asociación de letrados migratorios de Estados Unidos, se puede considerar intentar contactar a un abogado pro bono a través de alguna organización reputada de ayuda a inmigrantes.

Por último, los ciudadanos mexicanos pueden encontrar ayuda gratuita en el teléfono de CIAM, organización que ayuda a encontrar detenidos y da referencias de abogados comprometidos y competentes cercanos a los centros de detención de migrantes.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.