8 preguntas frecuentes sobre Programa Esperar en México para asilo

Cómo funcionan las listas de espera para pedir asilo en frontera

Migrante en la verja fronteriza entre México y Estados Unidos
Frontera entre USA y México. Foto de Logan Mock-Bunting. Getty Images.

El programa Esperar en México –también conocido como plan Permanecer en México– es uno de los cambios migratorios introducidos por la administración del presidente Donald Trump y su objetivo es paralizar las peticiones de asilo en la frontera que separa Estados Unidos y México.

¿Qué es "Esperar en México" y cómo funciona?

El nombre oficial de Esperar en México es Protocolo de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés) y significa que los extranjeros que se presentan en un paso de control migratorio de Estados Unidos en la frontera sur y solicitan asilo y no pasan la entrevista de miedo creíble son devueltos a México, donde deben esperar a que llegue el día de su audiencia en corte, donde deben defender su caso.

Lo mismo sucede con los migrantes que intentan cruzar ilegalmente la frontera y son agarrados por la Policía Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) y solicitan asilo.

Este programa comenzó a aplicarse en enero de 2019 en el puesto fronterizo de San Diego y desde entonces se ha expandido a seis más: Calexico, El Paso, Laredo, Bronwnsville, Eager Pass y Nogales.

La lista de espera

En realidad, el programa Esperar en México comienza antes incluso de que el migrante solicite asilo ante un oficial migratorio de EE.UU. y ello es así porque las autoridades estadounidenses han establecido un número máximo de solicitudes que pueden presentarse por día (metering, por su nombre en inglés). Por ejemplo, en San Ysidro, San Diego, el máximo diario de solicitudes es de alrededor a 30.

Como el número de solicitantes es superior al de solicitudes que pueden presentarse es necesario establecer un turno. Para ello, los migrantes deben anotarse en una lista y esperar a que llegue su número. Esta lista es informal y la llevan los propios migrantes.

La lista que corresponde a cada puesto migratorio –también conocido como Puerto de Entrada o POE, por sus siglas en inglés– puede contener cientos de nombres. De hecho, según la organización Al Otro Lado, la lista en Tijuana excedía de los 10.000 nombres con fecha de agosto de 2019.

Cada mañana las autoridades estadounidenses comunican a las mexicanas el número de personas autorizadas a solicitar asilo. Las autoridades mexicanas comunica dicho número a los migrantes con la lista y estos proceden a llamar los números.

Este sistema hace que se produzca una primera demora entre el momento en que el migrante llega a la frontera y el día en que puede efectivamente solicitar asilo. Según se ha publicado en medios de comunicación estadounidenses, esa demora está entre los seis y los nueve meses en puestos migratorios como el de San Ysidro.

Piedras Negras–Eagle Pass, Ciudad Juárez–El Paso, Nuevo Laredo–Laredo y Nogales son los otros pasos migratorios con mayor número de migrantes anotados en las listas de espera.

Una vez que el día llega, los migrantes solicitan asilo y deben pasar la entrevista de miedo creíble. En la mayoría de los casos, regresan nuevamente a México a esperar la fecha de su audiencia en corte migratoria. Solamente a un pequeño número se le permite esperar dentro de EE.UU., donde pueden permanecer detenidos mientras dura el proceso o ser puestos en libertad mientras no llega la fecha de la corte.

Cabe destacar que esta regla del metering y por consiguiente de la anotación en la lista aplica a todas las nacionalidades de migrantes que desean solicitar asilo en la frontera terrestre entre EE.UU. y México.

¿Cómo se desplazan los migrantes que esperan en México a las audiencias en EE.UU.?

Se están dando casos en los que el gobierno de EE.UU. está citando a los migrantes que esperan en México para presentarse a la audiencia en cortes migratorias ubicadas muy lejos del lugar en los que el migrante se encuentra esperando.

Por ejemplo, migrantes en Nogales (Arizona) deben desplazarse a Ciudad Juárez, la cual se encuentra a 350 millas (563 km). Inicialmente, se facilitaba este desplazamiento pero ahora los migrantes deben abrirse ellos paso a lo largo de la frontera para llegar a su cita migratoria.

La audiencia ante corte migratoria para caso de asilo

Los migrantes deben presentarse en corte en día de la audiencia, tengan o no representación legal. Uno de los problemas es que la mayoría de los migrantes se presentan sin letrado.

Según datos de Acceso a Registros Transnacionales, en junio de 2019 de un total de 1.155 casos vistos en corte, solamente 14 migrantes tenían representación legal, lo que significa que el 98,7 por ciento de los migrantes se presentaron sin abogado. Esto perjudica sus casos porque no pueden defender los méritos de su situación ni, en muchos casos, entender los detalles legales, a pesar de contar con un intérprete cuando no hablan inglés.

Al acabar la audiencia, los migrantes regresan a México donde continúa la espera mientras no se resuelve su caso.

Cabe destacar que los migrantes citados que no se presentan a la audiencia reciben en ausencia una orden de deportación.

¿A cuánta gente está afectando el programa Esperar en México?

Según datos de noviembre de 2019 publicados por Acceso a Registros Transnacionales de la Universidad de Syracuse, un total de 56.000 migrantes estarían esperando en ciudades mexicanas fronterizas con EE.UU. a que llegue la fecha de su audiencia en corte.

¿De qué nacionalidades son los migrantes afectados por Esperar en México?

La mayoría de los migrantes proceden de Honduras, Guatemala, El Salvador, Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La ley establece excepciones al programa Esperar en México para las poblaciones vulnerables. Con carácter general, los niños pueden considerarse como tales.

Cabe desatacar que en algunos casos los niños podrían esperar en EE.UU. pero podrían ser separados de sus padres. Son comunes las situaciones en las que los niños se entregan a la agencia conocida como ORR antes de proceder a asignarlos a un familiar o a una familia de acogimiento mientras se espera por cita en corte.

¿Qué pasa con los mexicanos?

A los mexicanos no les aplica el programa Esperar en México. Si un migrante solicita asilo, se procesa la petición y frecuentemente esperan detenidos a que se resuelva su caso. En el caso de familias es habitual que se les deje en libertad mientras no llega la fecha de su audiencia. Es común que los jefes de familia lleven un monitor electrónico en el tobillo para controlar sus movimientos.

¿Cuál es la situación mientras se espera en México?

Muy pocos migrantes solicitantes de asilo en EE.UU. han obtenido visas de trabajo en México.

La situación en los albergues y campamentos no es la ideal por sobre población y falta de condiciones de higiene. Además, numerosas organizaciones humanitarias, entre ellas Médicos sin Fronteras, han alertado de la violencia y traumas que sufren los migrantes durante su espera, registrándose numerosos casos de amenazas, extorsión, violación y secuestro.

Por estas razones, cada vez un mayor número de migrantes decide abandonar la petición de asilo y regresarse a sus países.

Asistencia legal a los migrantes en México que solicitan asilo

El programa Puentes Libres (Free Bridges) pone en contacto gratuitamente a migrantes que solicitan asilo y se encuentran en Ciudad Juárez con abogados migratorios en El Paso, Texas, a través de videoconferencia y se prevé que de ahí se extenderá a otras localizaciones.

En la oficina de Derechos Humanos del Municipio de Ciudad Juárez se agendarán las citas y también en el Centro Integrador para el Migrante Leona Vicario (Tel: +52 656 634 2148).

La asistencia de un abogado es fundamental para presentar un buen caso ante el juez de migración y redactar una carta de solicitud de asilo sólida.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.