Requisitos y trámites para solicitar asilo político en Estados Unidos

Obligación de pedir asilo en un tercer país

La Estatua de la Libertad
La Estatua de la Libertad es el símbolo de acogida de migrantes en EE.UU. Mustafa Deliormanli / Getty Images.

Solicitar y obtener el asilo político permite que personas extranjeras puedan quedarse a vivir en Estados Unidos y ganar estatus legal.

Con el paso del tiempo puede obtener una tarjeta de residencia permanente –green card– y después, si se desea, la ciudadanía estadounidense.

Sin embargo, una nueva política anunciada por el gobierno del presidente Donald Trump y con fecha de entrada en vigor del 16 de julio de 2019 limita grandemente quiénes pueden solicitar asilo en la frontera terrestre que separa Estados Unidos y México, como se explica más abajo.

Causas para solicitar el asilo en Estados Unidos

Puede solicitar asilo político cualquier persona que teme, con fundamento, que pueda ser perseguida o ya ha sufrido persecución por razón de:

  • su raza
  • nacionalidad
  • religión
  • opinión política
  • por pertenecer a un determinado grupo social

Si no se cumple con ninguna de estas causas, todavía hay otras opciones migratorias para las víctimas de:

Dónde y cuándo se solicita el asilo

Para solicitar el asilo es requisito imprescindible que el solicitante se encuentre presencia en Estados Unidos o en una de sus fronteras.

Sin embargo, a partir del 16 de julio de 2019 todos los migrantes que se presentan en la frontera terrestre de Estados Unidos con México y solicitan asilo serán rechazados, excepto en dos excepciones.

En primer lugar, se aceptará la petición de asilo de aquellos migrantes que puedan demostrar que pidieron asilo en al menos un tercer país por el que hayan pasado previamente y dicha solicitud fue rechazada. Y, en segundo lugar, se aceptará para su tramitación –que no quiere decir aprobación– la solicitud de migrantes que pueden probar que han sido víctimas de una forma severa de tráfico humano.

Esta nueva política afecta los migrantes de todas las nacionalidades que se presentan en la frontera terrestre sur de EE.UU y solicitan asilo, excepto mexicanos y canadienses, que son vecinos geográficamente y, por lo tanto, no estar obligados a pedir asilo previamente en un tercer país.

Sin embargo, sí que afecta a los mexicanos que se presentan en una frontera marítima.

Por ejemplo, un salvadoreño que sale de su país por vía terrestre con el fin de llegar a EE.UU. está obligado a pedir asilo en Guatemala o México antes que en EE.UU. ya que en la frontera estadounidense solo se aceptará su solicitud si:

  • se cumplen los requisitos para el asilo
  • puede demostrar que aplicó en al menos un país por el que transitó y su aplicación no ha sido aceptada.

Si eso no es así, el oficial de migración de EE.UU. no aceptará una aplicación de asilo en la frontera estadounidense.

Además, las personas que ya se encuentran en EE.UU. podrán solicitar asilo antes de que pase un año a contar desde el día de la última entrada al país.

Sin embargo, existen excepciones a esta última regla. Por ejemplo, si una persona ha entrado hace más de 365 días y en su país de origen se produce un cambio de régimen que lo pone en peligro si regresa, puede entonces solicitar el asilo. Son lo que se llama circunstancias excepcionales o cambiantes.

Obligación de esperar en México

Una de las novedades en materia migratoria impuestas por el gobierno del presidente Donald Trump es el Programa de Protocolo de Protección al Migrante, conocido por sus iniciales MPP o por "Permanecer en México".

Según este programa que comenzó a implementarse en enero de 2019 en el Puerto de Entrada de San Ysidro y se ha extendido a otros puntos de a frontera sur, los solicitantes de asilo en la frontera que no pasan la entrevista de miedo creíble efectuada en persona, por teléfono o videoconferencia con un oficial de USCIS, son puestos en un procedimiento de remoción y deben esperar en México mientras esperan su caso.

Estas personas reciben una carta en la que se le notifica qué día deben presentarse en la entrada del paso migratorio a EE.UU. para ser escoltados por oficiales de ICE a corte migratoria, para decidir sobre master calendar de su procedimiento.

Ante esa Corte es donde deben luchar para ganar su caso de asilo.

Tipos de solicitud de asilo 

Hay dos posibles caminos para pedir asilo: el afirmativo, que decide el Servicio de Inmigración y Ciudadanía, (USCIS, por sus siglas en inglés) y el defensivo, que se tiene lugar en corte judicial.

Proceso afirmativo de asilo ante USCIS

Como regla general, debe esperarse un proceso largo en el que deben llenarse formularios y presentar un buen argumento de las razones para que el asilo sea aprobado.

El formulario I-589 es el que se utiliza para solicitar el asilo. Una vez que se pone en marcha el proceso se recibirá una carta del USCIS notificando la apertura del caso y su identificación con un nombre.

El solicitante de asilo recibirá más tarde una carta para presentarse en un Centro de Apoyo a Aplicaciones para sacar las huellas digitales y otros datos biométricos.

Si la persona que solicita el asilo incluye en su petición a su cónyuge y/o hijos solteros menores de 21 años y estos están en USA, deberán también presentarse para esa cita.

Posteriormente, el solicitante de asilo recibirá una carta en la que se fija el día y el lugar para una entrevista con un oficial del USCIS. Es muy conveniente ir acompañado de un abogado y preparar la entrevista de tal manera que todo lo que se conteste guarde consistencia con lo que se afirmó en la carta de solicitud de asilo.

Además, si están en USA el cónyuge y/o hijos para los que se pide un asilo derivado, también deben presentarse. Por último, llevar testigos, si los hay y pueden ayudar al caso y toda la documentación que apoye el caso y sirva para identificarse, original y una copia traducida al inglés.

A continuación, el oficial que realiza la entrevista llega a una decisión, que debe ser supervisada por su superior. En algunos casos habrá internamente dentro del USCIS otra revisión, pero son casos excepcionales.

Finalmente, USCIS comunica la decisión, bien en persona al solicitante que debe presentarse de nuevo en una oficina del USCIS o bien por carta.

Si el asilo es aprobado, se puede trabajar y permanecer en Estados Unidos, solicitar un Número del Seguro Social, sacar la licencia de manejar, y se podría tener derecho a ciertos beneficios sociales como Medicaid, SNAP o TANF. 

Sin embargo, la petición puede ser denegada por cualquiera de las siguientes causas:

  • no se reúnen las condiciones para ser considerado asilado por no probar miedo creíble.
  • porque se ha cometido cierto tipo de delitos graves o se es considerado un peligro a la seguridad nacional, como por ejemplo formar parte de pandillas.
  • porque se estaba asentado de manera firme en un tercer país antes de venir a los Estados Unidos
  • por no cumplirse con los requisitos de plazos (1 año desde la última llegada al país para solicitar) o porque previamente ya una corte lo había denegado y no hay cambios excepcionales.

Si la solicitud de asilo es negada y el solicitante carece de estatus migratorio legal el USCIS lo envía ante el sistema de Cortes de Inmigración donde se abre un proceso de deportación (removal proceedings) y se analizará de nuevo si tiene derecho al asilo, en lo que se conoce como procedimiento defensivo.

Proceso defensivo los requisitos para asilo ante corte

En el proceso defensivo de la solicitud de asilo el solicitante tiene abierto en su contra un procedimiento de deportación o de expulsión inmediata (removal proceedings).

Esto sucede en varios casos. Por ejemplo:

  • cuando el USCIS deniega una petición de asilo (tipo afirmativo) a una persona que no tiene estatus legal.
  • cuando una persona indocumentada es detenida o es agarrada intentando ingresar ilegalmente la frontera y en ese momento solicita asilo.
  • cuando una persona realiza una solicitud de asilo al llegar a un puerto de ingreso a EE.UU. y, después de una entrevista con un oficial de USCIS, este determina que no ha pasado satisfactoriamente la entrevista de miedo creíble.

El juez puede conceder la petición de asilo o denegarla. En este último caso, la decisión se puede apelar. Si la solicitud se considera que fue frívola, la persona que la presentó no podrá regresar a EE.UU. siguiendo un conducto legal.

Si se agota la apelación sin que el asilo se conceda, el extranjero debe abandonar Estados Unidos, a menos que pueda conseguir algún tipo de protección, como un withholding of removal o una protección bajo el acuerdo contra la tortura (CAT, por sus siglas en inglés).

Asilo para los familiares inmediatos 

El esposo o la mujer y los hijos solteros menores de 21 años de una persona a la que se le aprueba la petición de asilo pueden también beneficiarse de ese mismo estatus, tanto si ya están en ese momento en Estados Unidos como si están en otro país.

En ambos casos lo que tiene que hacer la persona que gana el asilo es llenar una aplicación I-730 (following-to-join) por cada uno de los miembros de su familia que reúnen esas condiciones. Tiene dos años para hacerlo y el plazo comienza a contar desde el día en que se le aprobó la solicitud.

Además, la relación ya tiene que existir en el momento en que se aprueba la solicitud de asilo. Por ejemplo, en el caso de matrimonio, tiene que ser anterior.

Cabe destacar que según las leyes federales de los Estados Unidos pueden obtener beneficios migratorios por razón de matrimonio tanto los matrimonios entre un hombre y una mujer como los de gays y lesbianas.

Cómo conseguir un permiso de trabajo

Por lo general, mientras se tramita la solicitud de asilo en Estados Unidos no se tiene permiso de trabajo.

Sin embargo, puede solicitarse si han pasado más de 150 días desde que se realizó la solicitud y no ha habido una resolución del caso. Pero lo fundamental es entender cómo se computan esos días. En la práctica el permiso de trabajo puede tardar mucho más.

Si el USCIS concede la solicitud, tramitará directamente la autorización (EAD, por sus siglas en inglés).

Si el asilo lo concede un juez de inmigración o una corte de apelaciones entonces se podrá solicitar el EAD al USCIS. Si se tienen dudas de cómo hacerlo, se puede solicitar una cita con el servicio de inmigración a través de Info Pass.

En todo caso en el momento en el que a una persona se le concede el estatus de asilado esa persona adquiere el derecho a trabajar legalmente en Estados Unidos. Es decir, el EAD no es necesario, pero puede pedirse para utilizarlo como un I.D.

Beneficios sociales

Mientras se tramita el asilo algunos estados consideran a los solicitantes como PRUCOL. En estos casos tienen derechos a algunos beneficios sociales si reúnen los requisitos. 

Cómo obtener la green card

Las personas a las que se le ha reconocido el estatus de asilados pueden solicitar un ajuste de estatus y la correspondiente tarjeta de residencia, conocida como green card.

Para ello deben cumplir con una serie de requisitos como haber residido físicamente en Estados Unidos por al menos un año, seguir sufriendo la condición que lo ha convertido en asilado y cumplir con los requisitos necesarios para convertirse en emigrante legal en Estados Unidos.

A los cuatro años de la fecha de obtención de la tarjeta de residencia pueden solicitar la ciudadanía estadounidense por naturalización.

Viajar al extranjero mientras se es asilado

Se recomienda solicitar unos 60 días antes de viajar un documento para viajar rellenando el formulario I-131, que es válido por un año.

Se puede salir de Estados Unidos sin esperar por la entrega del documento. Se puede solicitar que envíe a una oficina consular y recogerlo allí.

En cuanto a viajar al país de origen, es algo que se puede hacer, pero con prudencia, ya que Estados Unidos puede considerar que hubo un fraude en la solicitud de asilo o que las circunstancias que motivaron su petición ya no existen y, por lo tanto, ya no cumple las condiciones para ser considerado un asilado.

Estadísticas latinoamericanos y asilo en EE.UU.

No hay cifras oficiales del número total de casos de asilo aprobados. Sin embargo, sí hay datos parciales que se obtienen a partir de las decisiones dictadas por cortes de inmigración. Están excluidos de dichos datos las resoluciones sobre asilo acordadas por oficiales de USCIS.

Según Syracuse University, en el año fiscal 2018, las cortes migratorias de EE.UU. decidieron un total de 42.228 casos de asilo, de los cuales negaron la solicitud un 65 por ciento de las veces. En otras palabras, las cortes solo aprobaron el 35 por ciento de los casos.

En cuanto a los solicitante de origen latinoamericano, las cortes decidieron sobre un total de 8.232 casos en los que los solicitantes procedían de El Salvador, aprobando el 23,5 por ciento de los mismos, es decir, 1.935 salvadoreños obtuvieron el asilo en corte.

Se resolvieron 6.240 casos afectando a hondureños, aprobándose el 21,2 por ciento de los mismos, es decir, 1.323.

Se decidieron 6.052 casos de guatemaltecos, aprobándose el 18,8 por ciento de los mismos, lo cual supone 1.138 casos ganados.

Y se resolvieron 5.379 casos de mexicanos, aprobándose el 14,5 por ciento, es decir 780.

Cabe destacar que en algunos casos en los que se negó el asilo, se autorizó a permanecer en Estados Unidos aplicando alguna forma de alivio a la deportación, especialmente en el caso de ciudadanos de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Asimismo, resaltar que aunque no se cuenta con datos oficiales, se estima que USCIS aprueba un número destacable de solicitudes de asilo presentadas por menores procedentes de esos tres países de Centroamérica.

Los datos de aprobación y negación de solicitudes de asilo por pueden consultarse por nacionalidad del solicitante y corte en una herramienta creada por la Universidad de Syracuse.

Asilo político en EE.UU.

  • Para solicitar y obtener el asilo político en EE.UU. es necesario persecución pasada o miedo creíble de ser perseguido si se regresa al país de origen por razón de raza, nacionalidad, religión, opinión política o membresía en un determinado grupo.
  • El asilo político debe solicitarse en la frontera de EE.UU. o, en determinadas circunstancias especiales, estando ya presente en el interior del país.
  • Una nueva política del presidente Trump obliga a los migrantes que llegan a la frontera terrestre de México con EE.UU. a demostrar que han solicitado asilo en al menos un tercer país antes de aceptar su solicitud de asilo. Las únicas nacionalidades excluidas son los mexicanos y los canadienses, por razones geográficas.
  • El asilo político puede ser afirmativo, ante el Servicio de Inmigración y Ciudadanía, o defensivo, ante Corte migratoria.
  • En caso de obtener el asilo, los familiares inmediatos podrán también beneficiase.
  • La obtención del asilo es un trampolín hacia la tarjeta de residencia y, si se desea, hacia la ciudadanía estadounidense por naturalización.

Este artículo es solo informativo. No es asesoría legal.