Validez en EE.UU. de matrimonio en otro país y efectos migratorios

Opciones para pedir los papeles para cónyuge extranjero

Pareja de recién casados
Para que el matrimonio sea válido para Inmigración tiene que cumplir con unas reglas. PhotoAlto/Odilan Dimier. Getty Images.

Estados Unidos reconoce como válidos los matrimonios celebrados en otros países siempre y cuando cumplan todos los requisitos exigidos por la ley que aplica en el lugar de la boda. Esto aplica tanto a matrimonios entre una mujer y un varón como a la unión entre dos personas del mismo sexo.

Como consecuencia de este reconocimiento de la validez del matrimonio celebrado fuera de EE.UU. se derivan dos efectos. En primer lugar, si una persona que se casó en otro país desea contraer un nuevo matrimonio deberá ser viuda, anular su divorcio o proceder a divorciarse, lo cual puede hacer aún cuando no tenga nacionalidad estadounidense y matrimonio se hubiera celebrado en otro país.

En segundo lugar, por matrimonio como ciudadano estadounidense o residente permanente legal es posible emigrar a los Estados Unidos sacando una tarjeta de residencia conocida como green card si cumple con todos los requisitos que exige la ley migratoria.

Puntos clave: validez en EE.UU. de matrimonio celebrado en otro país

  • Si el matrimonio es válido según la ley del país en el que se celebra, es válido en EE.UU.
  • Los oficiales consulares de EE.UU. no celebran matrimonios.
  • El matrimonio con ciudadano o residente, por sí mismo, no da derecho a emigrar a EE.UU.
  • Para emigrar a EE.UU. por matrimonio, el ciudadano o residente debe pedir a su cónyuge

Respeto por las leyes locales que regulan el matrimonio

Para que Inmigración de Estados Unidos reconozca como válido a un matrimonio celebrado en el extranjero, éste debe ajustarse a la ley local del lugar en el que la pareja se casó.

Hay que tener en cuenta que en algunos países se exige a los dos novios tener la residencia allí para poder casarse. Además, si uno de los contrayentes es menor de edad se va a pedir algún tipo de autorización de los padres o tutores.

Incluso en algunos países se exigen determinados análisis de sangre, requisito que hay que cumplir si es que así se pide legalmente.

Ya que para que EE.UU. reconozca como matrimonio válido que cumpla con las leyes locales, en el caso de parejas gays es imprescindible celebrar la boda en un estado o en un país donde es legal. Si no se hace así, no tendrá efectos migratorios. En otras palabras, el ciudadano o residente no podrá pedir los papeles para su cónyuge, porque EE.UU. considera que no están casados legalmente.

Problemas del matrimonio por poderes para Inmigración

Si la intención es pedir la tarjeta de residencia permanente para el cónyuge extranjero, se recomienda no casarse por poderes. Las leyes migratorias de EE.UU. exigen que el matrimonio se consume antes de aprobar cualquier petición por esta causa.

Los matrimonios por poderes pueden crear la sospecha de que matrimonio no se ha consumado o que se trata de un matrimonio de conveniencia para sacar los papeles.

Documentos para casarse fuera de EE.UU.

El ciudadano estadounidense que se casa en el extranjero deberá probar quién es mediante una identificación con foto, generalmente el pasaporte americano vigente.

Además es normal que se pida documentación adicional, como copia de la partida o certificado de nacimiento. Si el contrayente ha estado casado previamente deberá presentar la sentencia del divorcio o la nulidad o el certificado de viudedad.

Hay que tener en cuenta que posiblemente se pida que estos documentos sean traducidos al idioma del país en el que tendrá lugar la ceremonia.

Por otra parte una vez celebrado el matrimonio fuera de los Estados Unidos será necesario traducir al inglés el certificado de matrimonio para su uso migratorio. La traducción puede hacerla cualquier persona con un conocimiento fluido del inglés y del otro idioma y se necesita certificar la traducción, lo cual puede hacerse siguiendo un modelo de carta.

Autentificación de documentos de matrimonios celebrados en el extranjero

Dependiendo del uso que se quiera dar dentro de Estados Unidos al certificado de matrimonio de celebrado en otro país es posible que se necesite una autentificación, que puede ser de dos tipos.

En primer lugar, un sello que se conoce como apostilla de la Haya. La mayoría de los países de habla hispana forman parte del Convenio de la Haya y ese sello es el que se necesita para legalizar el certificado de matrimonio que se desea utilizar en Estados Unidos.

En segundo lugar, para los países que no forman parte de este convenio será necesario obtener una certificación de legalidad.

Cabe destacar que, para trámites con el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés), por regla general es suficiente una traducción certificada y no se exige la apostilla de la Haya.

¿Bodas en embajadas y consulados de EE.UU.?

Ni los cónsules ni ningún oficial de las oficinas diplomáticas de los Estados Unidos está autorizado para celebrar bodas en el extranjero. Por ello, sólo en casos muy excepcionales es posible que un matrimonio tenga lugar en el edificio de una embajada o un consulado.

Sin embargo, en algunos casos los consulados sí que prestan un servicio necesario cuando algunos países se exige por parte del contrayente extranjero una declaración jurada de que tiene la capacidad legal para contraer matrimonio.

Este tipo de declaraciones se pueden prestar ante un oficial consular americano que tienen poder para actuar como notarios públicos en el extranjero.

Traer al cónyuge extranjero a vivir a Estados Unidos

El matrimonio con un ciudadano americano o residente, por sí solo, no da derecho a viajar a Estados Unidos ni a permanecer en el país para a vivir y trabajar.

Si la intención del nuevo matrimonio es vivir en EE.UU, el cónyuge estadounidense o el residente permanente debe pedir una tarjeta de residencia por matrimonio para su esposo o mujer y también para los hijastros, si se cumplen condiciones estrictas de edad.

Además, los ciudadanos estadounidenses –pero no los residentes– tienen la opción de solicitar una visa K-3 para su cónyuge y una K-4 hijos o hijastros en vez de seguir el proceso ordinario de petición de cónyuge.

En realidad estas son unas visas muy poco utilizadas y solo son convenientes cuando los plazos de tramitación de la petición ordinaria de la green card para cónyuge de ciudadano son muy largos. En estos casos siempre es mejor estar aconsejado por un abogado migratorio.

En los casos de cónyuge extranjero fuera de EE.UU. y ciudadano o residente en los EE.UU. existe la tentación de que en vez de iniciar un proceso de petición de la green card el cónyuge extranjero ingrese como turista a los Estados Unidos y luego solicitar un ajuste de estatus para obtener la green card.

Esa opción no es la correcta desde el punto de vista migratorio y puede dar lugar a que no se le permita el ingreso al país y se le expulse en el puesto de control migratorio o, si consigue ingresar, no se le apruebe la petición de green card.

Esto es así porque se puede considerar que ingresó al país en fraude de ley al utilizar un estatus de turista cuando su intención era ingresar a EE.UU. para quedarse. En estos casos la intención es fundamental y es recomendable aconsejarse con un abogado para evitar problemas con el USCIS cuando se presente la solicitud de la green card.

Finalmente, cabe destacar que en los casos en los que el ciudadano que desea traer a vivir a Estados Unidos a su esposo extranjero puede tener problemas muy particulares si el estadounidense siempre o en los últimos años ha residido fuera de los Estados Unidos.

El problema es que podría ser difícil probar medios económicos suficientes para patrocinar, tal y como lo pide la ley. Además, para pedir los papeles se exige que el patrocinador resida o tenga como residencia principal los EE.UU.

Condicionalidad de la green card

En muchos casos, la green card que se obtiene por matrimonio con un ciudadano es condicional por dos años. Es lo que se conoce como CR-1. En estos casos se exige activamente levantar la condicionalidad. Esto ocurre cuando la residencia se otorga antes de que la pareja lleve dos años de casados.

Por el contrario, si el cónyuge extranjero de un ciudadano obtiene su tarjeta de residencia después de haber cumplido el segundo aniversario de casado su visa de inmigrante es una IR-1 y es definitiva, es decir, no necesita levantar ninguna condicionalidad.

Matrimonios de conveniencia

Las autoridades migratorias son conscientes de que a veces los matrimonios son una farsa y su único objetivo es obtener la green card. Cuando se llega a esa conclusión puede haber consecuencias serias.

Además, durante la tramitación de los papeles puede suceder que se lleven a cabo investigaciones para intentar determinar si el matrimonio es real y siempre existe el riesgo de una denuncia anónima sobre la finalidad del matrimonio.

Test de respuestas múltiples

Para entender la green card, cómo obtenerla, obligaciones, derechos, cómo conservarla y cómo es posible perderla por cancelación es importante tener los conocimientos básicos. 

Este test de respuestas múltiples es muy aconsejable ya que el conocimiento evita meterse en problemas de los que luego es difícil salir.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.