Visa K-3-K-4 unificación familiar para cónyuge e hijastro de ciudadano

Los ciudadanos americanos pueden pedir los papeles  y así lograr la reunificación familiar mediante las poco conocidas visas K-3 y K-4, de las que pueden beneficiarse sus esposos extranjeros que viven en otros países e hijastros que cumplen ciertos requisitos.

Y es que si las personas pedidas se encuentran fuera de Estados Unidos, el tiempo de separación entre esposos mientras se tramita la visa de inmigrante para la tarjeta de residencia (también conocida como green card) puede ser muy largo.

Para evitar estas situaciones se crearon las visas K-3 para cónyuges de ciudadanos y las K-4 para los hijastros.

Para qué se crearon estas visas y sus ventajas reales

Familia hispana conformada por padre, madre y niña.
Los ciudadanos tienes varias opciones a la hora de pedir a su familia. Foto de Caiaimage/Paul Bradbury. Getty Images.

La ventaja de este tipo de visados es que no habría que esperar en el extranjero mientras se lleva a cabo el proceso de obtención de la visa de inmigrante y, por lo tanto, los esposos podrían esperar juntos en Estados Unidos a la finalización de la papelería, junto con los hijos del cónyuge extranjero que emigran conjuntamente con su padre o con su madre.

Sin embargo, una cosa es la teoría y otra la práctica. Y lo cierto es que muy pocas de estas visas se aprueban.  De hecho, según las últimas estadísticas del pasado año fiscal, sólo 182 visas K-3 fueron aprobadas. El número fue incluso más pequeño para el de K-4: 39.

Y es que este tipo de visas sólo son ventajosas en dos situaciones:

  • cuando la tramitación de la aprobación del formulario que se conoce como I-130 está alargándose incluso más de lo que es ordinario.
  • cuando los hijastros tienen más de 18 años pero menos de 21.

En todos los demás casos, lo regular es iniciar ya desde el principio simplemente una petición por matrimonio. Esto es todo lo que hay que saber.

Es importante conocer los detalles para la aplicación de las visas K-3 y K-4, todo lo que se necesita y qué hay que esperar en cada paso del trámite. 

Quién puede pedir las visas K-3 y K-4 y para quién

Formulario en el que se pregunta si se es ciudadano de los Estados Unidos
Uno de los requisitos para la visa K-3 es que el solicitante sea ciudadano de USA. Foto de P_Wei. Getty Images

Antes de comenzar el proceso de aplicación hay que saber tres puntos fundamentales: quién la puede solicitar, los requisitos que debe cumplir el cónyuge del ciudadano y cuáles los hijastros, si los hay.

Quién puede iniciar la petición de las visas K-3 y K-4

Sólo los ciudadanos americanos pueden solicitar las visas K-3 y las K-4. Esto quiere decir que los residentes permanentes legales, que sí pueden pedir directamente una green card para sus cónyuges, no pueden pedir este tipo de visas.

Además tener en cuenta que los trámites solo los pueden iniciar el/la estadounidense. Nunca el cónyuge extranjero. Por último, saber que los ciudadanos tienen prohibido pedir a familiares si han sido condenados por ciertos delitos, en aplicación de la ley Adam Walsh.

Durante el procedimiento de aplicación se le pedirá al ciudadano demostrar ingresos suficientes para patrocinar. En concreto para estas visas es posible presentar el formulario I-134 para el que es suficiente demostrar ingresos igual a los fijados cada año como línea o umbral de la pobreza.

Pero si la visa se aprueba, en la fase de cambio de estatus para la residencia -lo que se conoce como ajuste-, tener en consideración que se pedirá un affidavit of support en el que se demuestren ingresos de al menos el 125 por ciento de la línea de la pobreza.

Requisitos para la K-3

Solo puede beneficiarse de este tipo de visa los cónyuges de ciudadanos americanos. Para las leyes de inmigración el matrimonio puede estar conformado por un varón y una mujer o por dos personas del mismo sexo. 

Además, el matrimonio tiene que ser válido según las leyes del lugar en el que se celebró. Aquí hay que tener en cuenta que si la boda tuvo lugar en un país diferente al de residencia del cónyuge extranjero, éste tendrá que desplazarse a aquel país para la entrevista en el consulado

Por ejemplo, si una ciudadana se casa con un mexicano que vive en el D.F. pero la boda tuvo lugar en Bogotá, hay que viajar a Colombia para la entrevista consular.

Sin embargo hay una excepción a esta regla: si la ceremonia se celebró en Estados Unidos, la entrevista tendrá lugar en el país en el que está residiendo la persona para a que se pide a visa. En el caso de este ejemplo, sería en México.

Por último, el matrimonio no puede ser fraudulento, es decir, no realizado con el único propósito de lograr una ventaja migratoria. Si las autoridades americanas consideran que ese es el aso, la visa no se aprobará o incluso más tarde puede haber consecuencias muy serias.

Requisitos para la K-4

El ciudadano americano, además de poder solicitar la K-3 para su cónyuge puede pedir una K-4 para los hijos de una persona para la que se pide la K-3. Es decir, para sus hijastros. Pero hay tres condiciones que cumplir.

  1. Regla de los 18 años: el matrimonio entre el estadounidense y la persona para la que se pide la K-3 tienen que haberse celebrado antes que el hijo o la hija para la que se solicita la K-4 hubiera cumplido los 18 años.
  2. Regla de los 21 años: además de la condición anterior es necesario que en el momento de la petición el beneficiario no tenga cumplidos los 21 años de edad.
  3. Regla de la soltería: para beneficiarse de una K-4 es obligatorio estar soltero. Si después de la petición el beneficiario se casa, dicha solicitud se queda sin efecto. En otras palabras, no será posible obtener la K-4.

Pasos para obtener a Inmigración las visas K-3 y K-4

Abogada revisando documentación.
Es altamente aconsejable que un abogado migratorio llene el formulario o, al menos, lo revise. Foto de Photo Alto/Odilon Damier. Getty Images.

Si el ciudadano estadounidense decide solicitar la visa K-3 para su esposo o mujer y, en su caso, para los hijastros, estos son los pasos a seguir:

Primer paso: formulario I-130

El trámite se inicia enviando el formulario I-130 debidamente cumplimentado a la oficina del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés). La dirección que se envía es la del buzón (lockbox) de Chicago:

Para correo ordinario del U.S. Postal Service:

USCIS
P.O. Box 804625
Chicago, IL 60680-4107

En el caso de Express mail o servicio de mensajería

USCIS
Attn: I-130
131 South Dearborn-3rd Floor
Chicago, IL 60603-5517

Informarse para llenar el I-130 y qué de documentación de apoyo hay que enviar. Esta debe ir en inglés por lo que si alguna papelería está en español debe traducirse y acompañarse de una carta que da fe de la traducción.

Por último, hay que hacer en este momento el pago del arancel por la tramitación de este formulario. En estos momentos es de $420 por cada planilla I-130 que se envíe.

Es muy importante saber que la ley solo dice que cuando se va a pedir una K-3 y una K-4, que sólo es obligatorio pedir en este momento inicial el I-130 para el cónyuge.

Pero lo cierto es que es mejor dejarse asesorar por un abogado en este punto, ya que antes o después es necesario pedirlo también para el infante y, si no está enviado pueden darse casos en los que el padre o madre al que se le aprueba la K-3 es autorizado para viajar a USA antes que su hijo. 

Por último, en el paquete del I-130 se puede incluir el llamado G-1145. Sirve para que el USCIS envíe un correo electrónico o un mensaje de texto por teléfono en el que se comunica que se ha recibido la documentación y, por lo tanto, da tranquilidad saber que no se ha extraviado.

Segundo paso: el NOA

El USCIS responderá enviando la Nota de Acción I-797 al solicitante. Esto no quiere decir que la petición haya sido ya aprobada sino tan solo que se inicia el proceso, lo cual puede demorarse varios meses.

Esa carta I-797 también se conoce como NOA1.

Envío del I-129F

El siguiente paso es enviar el documento I-129F (petición para prometido/a extranjero) por el que en este caso no hay que pagar ningún arancel o cuota. Debe incluirse una copia legible de la carta que se recibió I-797C.

La dirección a la que se envía es la del buzón de USCIS de Dallas:

USCIS
P.O. Box 660151
Dallas, TX 75266

Para USPS Express Mail o envío por mensajería:
USCIS
Attn: I-129F
2501 South State Highway 121 Business
Suite 400
Lewisville, TX 75067

No engañarse con el nombre, ese es el documento correcto aunque se trate de pedir a un cónyuge. En esa forma debe incluirse a los hijos del cónyuge extranjero, si los hubiera y se desea traerlos a Estados Unidos con visas K-4. Esto es fundamental.

Además, tener en cuenta 3 puntos:

  • no hay que pagar arancel en el I-129F cuando el objeto son las visas K-3 o K-4.
  • También se puede llenar el formulario G-1145 como en el caso del envío del I-130 para obtener una notificación del USCIS confirmando el recibo de la documentación.
  • Pasadas unas semanas desde que se sometió el I-129F se puede comenzar a verificar cuál es el estatus en la página del USCIS.

Si el USCIS aprueba la petición del I-129F, entonces informará al Centro Nacional de Visas.

El NVC

Este centro es el encargado de enviar a la embajada o consulado que corresponda la aviso para que se inicie la tramitación final de las visas K-3 y K-4.

Solicitud de visas K-3 y K-4 para ir a la entrevista al consulado

Embajada de los Estados Unidos
La entrevista en la embajada o consulado es parte de la visa K. Foto de Xavier Laine. Getty Images.

Una vez que el consulado o la embajada de los Estados Unidos recibe el aviso del NVC de que proceda con la tramitación de las visas K-3 y K-4, entonces se comunicará con el cónyuge del ciudadano americano.

Es posible que el USCIS apruebe al mismo tiempo las peticiones formuladas en el I-129F y en el I-130 o que apruebe antes la Petición por pariente extranjero que la de prometido/a. En este caso ya no será necesario procesar una visa K sino que la oficina consular tramitará directamente para el cónyuge extranjero y, en su caso, los hijos de éste, una visa de inmigrante.

Una vez que se llega con esta visa a una frontera de Estados Unidos y se pasa la inspección migratoria se recibe un sello en el pasaporte: es una green card. Es decir, ya se es residente.

Pero si ese no es el caso, se continuará la tramitación de las visas K. Para ello el cónyuge extranjero recibirá información con las instrucciones que deben seguirse totalmente y en cada punto. Las directrices tratan de cómo solicitar la visa K-3 y K-4, tomar el examen médico y de vacunas y cómo cerrar una fecha para la entrevista en el consulado o embajada.

Primer paso: solicitar la visa K-3 y, en su caso, la K-4, pagar y cerrar entrevista

Para ello debe llenarse por internet el formulario DS-160.  Es importante imprimir la hoja de confirmación ya que es necesario presentarla el día de la entrevista.

Entre los datos que se pide está el del número de caso según en NVC en donde pone Invoice ID. Si no se tiene es posible utilizar en su lugar la fecha de nacimiento escribiendo primero los cuatro números del año, seguido de los dos dígitos del mes y de los dos dígitos del día.

En cuanto al pago, hay diferentes métodos según los consulados e incluso algunos admiten diversas formas, desde pagos por teléfono a ingresos en banco pasando por la posibilidad de pagar en línea.

Aquí lo importante es pagar siguiendo las instrucciones que se han recibido. En la actualidad la cuota para las visas de clase K es de $240 por cada una de ellas. Pero verificar siempre la cantidad, ya que puede cambiar en cualquier momento. Además, tener en cuenta que esa cantidad nunca se reembolsa, ni en los casos en los que la visa no se aprueba ni cuando se cambia de idea y se decide no viajar a Estados  Unidos.

Prestar atención sobre cuándo y dónde hay que presentarse para tomar la foto y las huellas dactilares. Hay distintos procedimientos según los consulados. Mientras que en unos tiene lugar el día de la entrevista en otros se debe ir con anterioridad a un Centro de Atención al Solicitante (CAS, por sus siglas).

También deben seguirse las instrucciones para cerrar la fecha de la entrevista en el consulado o embajada y verificar que se tienen todos los documentos que es necesario llevar a dicha entrevista, o proceder a obtenerlos si no se tienen a mano.

Por último, tener en cuenta que en algunos países las instrucciones ya piden que en ese momento se opte por un servicio de mensajería para recibir el pasaporte con la visa, si es que ésta se aprueba después de la entrevista.

Segundo paso: examen médico

Una de las causas por las que se niega la aprobación de la tarjeta de residencia es la sospecha o la certeza de que la persona que desea emigrar puede convertirse en una carga pública para los Estados Unidos. Las causas pueden ser muy variadas pero se incluyen las médicas.

Por esta razón es necesario pasar un examen médico y demostrar que se han recibido determinadas vacunas. En este punto seguir estrictamente las instrucciones del consulado ya que no se admiten pruebas realizadas por cualquier doctor. Sólo los que están autorizados.

Todas las personas deben someterse a dicho examen. No hay excepciones. Por favor, respetar los plazos para el examen médico y para recibir las vacunas que sugieren los consulados.

Y tener en cuenta que el costo del examen corre por cuenta de las personas para las que se solicitan las visas K-3 y K-4.

Por último, algunas clínicas envían los resultados directamente a la embajada o al consulado. pero otras lo entregan en mano. En estos casos es fundamental no abrir el sobre con los resultados. Si se abre, tendrá que repetirse el examen.

Paso tres: entrevista en el consulado

A la entrevista consular, que tendrá lugar el día y a la hora señalada. Sólo se admiten acompañantes en el caso de que la persona que solicitó la visa sea un menor o necesite ayuda por ser de mucha edad o sufrir una discapacidad. No ir con amigos ni abogados, ya que no podrán entrar.

Recordar que hay que pasar un control de seguridad para ingresar a los edificios consulares de los Estados Unidos. No llevar maletas, ni comidas ni bebidas. 

Llevar todos los documentos que se pidieron en la carta de las instrucciones. Es importante llevar original y copias legibles de documentos como el certificado de nacimiento, el de matrimonio, etc. Sólo se regresarán los originales si se llevaron copias. Finalmente, recordar que todos los documentos deberán estar traducidos al inglés.

¿Qué puede suceder en el consulado?

Avión de American Airlines
No abrir el sobre que entregan en la embajada o consulado. Lo abre el oficial de inmigración al llegar a USA. Foto de Raymond Boyd. Getty Images.

Después de la entrevista, el oficial consular puede decidir tres soluciones distintas:

Negación de la visa

Las causas pueden ser muy diversas. Es conveniente estar familiarizado con las más de 40 causas de negación de la green card, porque si se tiene uno de esos problemas, va a afectar a la decisión del cónsul.

Tener en cuenta que, dependiendo de la causa, sería posible pedir un perdón, que también se conoce com waiver o, en algunos países, como permiso especial. Pero no siempre cabe esta posibilidad de solicitarlo ni tampoco quiere decir que se vaya a obtener.

Es muy aconsejable no comprar boletos de avión ni dejar trabajos ni vender propiedades antes de tener la visa en el pasaporte.

Procedimiento administrativo

Por muchas razones muy distintas, es posible que se tengan que hacer investigaciones adicionales o esperar por documentos necesarios que no se han obtenido a tiempo como, por ejemplo, los resultados médicos. En estos momentos la visa no está ni aprobada ni negada.

Es posible que el consulado pida más documentos, que deben entregarse como se indique en una carta de instrucciones. Lo importante es enviar exactamente lo que se pide, no más ni tampoco menos.

En casos excepcionales será necesario volver a otra entrevista.

Aprobación de la visa K-3 y K-4

Si es aprobada, estará estampada en el pasaporte, el cual se recibirá a los pocos días. Es importante verificar que todos los datos de la visa estén correctos. Si no lo son, contactar con el consulado.

Además, se recibirá un sobre cerrado. Es muy importante que no lo abra, ya que esto sólo lo puede hacer el oficinal de Inmigración que procese su entrada a Estados Unidos.

Y a la hora de viajar a EEUU, es necesario tener en cuenta que los hijos con una visa K-4 pueden viajar simultáneamente con su padre o madre titular de una K-3, o solos hasta un año más tarde. Pero lo que no pueden hacer es entrar a EEUU antes que su progenitor por el cual reciben la visa.

Qué hacer cuando se ingresa en EEUU con una visa K-3/K-4

Señal con flecha y signo de interrogación.
Una vez en los Estados Unidos, existen diferentes opciones para los titulares de las visas K-3. Foto de Tom Kelley. Getty Images.

Una vez que se ingresa a Estados Unidos hay que saber qué se puede y/o debe hacer y qué no.

Qué hacer cuando se ingresa a Estados Unidos con una K-3 o una K-4

En primer lugar, procede pedir un ajuste de estatus para solicitar la green card. Mientras el proceso se resuelve es posible solicitar un permiso de trabajo (EAD, por sus siglas en inglés) mediante la planilla I-765.  Y también se puede pedir un número del Seguro Social.

Recordar que si no se ha sometido un I-130 para los niños con visa K-4, deberá hacerse para seguir adelante con el cambio de estatus. Asimismo, habrá que demostrar que se tienen ingresos superiores al 125 por ciento del umbral de la pobreza mediante el formulario I-864.

Además, los titulares de las K-3 y K-4 que sigan teniendo validez podrán viajar al extranjero sin necesidad de pedir permiso. Sin embargo, es necesario pedir un permiso para viajar conocido como advance parole si la visa ha expirado y todavía se está en un proceso de ajuste de estatus. 

Qué no se puede hacer con la visa K-3 o K-4

Por el contrario, no se podrá pedir un cambio a otra visa no inmigrante, como por ejemplo, la de turista o estudiante.

Qué sucede cuando se obtiene la aprobación del cambio o ajuste de estatus

Cuando el ajuste es aprobado, las personas con una K-3 o K-4 se convierten en residentes permanentes legales y obtienen una green card.

Sin embargo, pueden darse dos situaciones distintas:

  • si la green card se recibe antes de que transcurran dos años a contar desde la fecha de la boda, entonces la green card es condicional y debe levantarse tal condición en los 90 días anteriores a la expiración de dicho documento.
  • Por el contrario, si ya han pasado los dos años, la green card es definitiva. Sin embargo, hay que renovarla cada diez años. Si bien hay una excepción: cuando el residente solicita la ciudadanía por naturalización entonces ya no necesita ocuparse más de la green card.

Problemas para cambiar las visas K-3 y K-4 por la green card

Mujer colocando maleta en compartimento superior de avión.
En ocasiones no queda de otra que salir de Estados Unidos. Foto de Robert Nickelsberg. Getty Images

Las K-3 y K-4 tienen una validez de dos años, si bien es posible pedir una extensión por otros dos siempre y cuando esté pendiente el ajuste de estatus o todavía no se haya resuelto sobre a petición del I-130.

Hay que tener en cuenta que pierden validez de forma automática si:

  • Divorcio o anulación del matrimonio.
  • Si el USCIS deniega el ajuste de estatus o niega o revoca la petición del I-130.
  • Si la persona con una visa K-3 pierde el estatus, automáticamente también se encuentran en esa situación los niños con la K-4.

Además, en el caso de los hijos del cónyuge extranjero que han entrado a EEUU con una K-4 pierden el visado a los 30 días de contraer matrimonio.

Asimismo, si cumplen 21 años perderán la visa y tendrán que salir de Estados Unidos, excepto en en el caso de tener pendiente un caso y se hubiera sometido el I-130 antes de llegar a dicha edad. En este supuesto puede continuar siendo elegible para cambiar su estatus y obtener la green card.

Antes de decidirse si conviene aplicar por la K-3 y K-4 o simplemente hacer una petición directa de la green card de esposos y, en su caso, de hijastros, conviene familiarizarse con los convenientes y ventajas de cada caso. 

Esto no es asesoría legal para ningún caso concreto. Para ello, por favor, consultar directamente el caso particular de cada uno con un abogado especialista en leyes migratorias de los Estados Unidos.