Qué visa pedir para tratamiento médico en Estados Unidos

Paciente recibiendo tratamiento médico.
Visa para recibir tratamiento médico en EEUU. Mark Kostich. Getty Images.

Las personas extranjeras que residen habitualmente fuera de los Estados Unidos y que desean ingresar al país para recibir tratamiento médico deben hacerlo con estatus de turista, bien con la visa B2 o bien sin visa por pertenecer a uno de los países incluido el el Programa de Exención de Visados.

En casos extraordinarios, cuando el solicitante no puede ingresar a EE.UU. bajo la condición de turista porque no cumple los requisitos para ser admisible al país podría calificar para pedir y obtener una parole humanitaria.

Ingresar como turista para recibir tratamiento médico en EE.UU.

Visa de turista

La primera opción que va a aplicar a la mayoría de los extranjeros es sacar la visa de turista. también conocida como visa B2, de paseo o placer. 

En casos de urgencia para recibir el tratamiento médico, hay un protocolo previsto en los consulados para resolver estas solicitudes cuanto antes. Si ese es el caso, consultar la página del consulado que corresponda para sacar la visa.

Es muy común que cuando se ingresa con esta visa se reciba autorización para permanecer en los Estados Unidos 180 días, pero no siempre es así. Por ello es importante verificar la fecha fijada en el I-94, conocido también como registro de ingreso y de salida. Nunca fiarse por la fecha de expiración del visado, que realmente significa otra cosa.

Si una vez que se está en el hospital la estancia necesita alargarse, puede pedirse una extensión. Los hospitales suelen ayudar con este trámite. Si por razones de causa mayor no se salió de Estados Unidos a tiempo ni se pidió la extensión, podría en algunos casos pedirse la restauración de estatus.

Para sacar la visa de turista para recibir tratamiento médico es importante poder demostrar ingresos o recursos para costear el tratamiento. Hay que evitar crear la sospecha de que se va a ser una carga pública para el gobierno de los Estados Unidos si la visa es aprobada. 

Por lo tanto, estar en condición de acreditar uno o varios de los siguientes medios de pago:

  • Seguro médico
  • Ingresos o patrimonio propio o familiar
  • Dinero aportado por el gobierno del país al que uno pertenece, una ONG nacional o extranjera, etc.

Ni las oficinas consulares de los Estados Unidos están autorizadas a conceder visas para recibir tratamiento médico a personas que no pueden sufragar gastos médicos ni los hospitales van ha admitir ingresos de pacientes sin asegurarse el pago.

Visa láser

Una segunda posibilidad, solo posible para mexicanos o residentes permanentes en México que viven a lo largo de la frontera con Estados Unidos, es ingresar con una visa láser, también conocida como tarjeta de cruce.

En estos casos el lugar donde se puede recibir el tratamiento está limitado a un número de millas a contar desde la línea fronteriza y también está restringido el número de días que se puede permanecer en Estados Unidos.

Sin visa

Y finalmente, una tercera posibilidad es entrar como turista sin visa, por un máximo no extensible de 90 días.

Para ello es necesario ser ciudadano de uno de la treintena de países que pertenecen al Programa de Exención de Visas (VWP, por sus siglas en inglés). Pero hay que tener muy claro que la estancia no se puede alargar, bajo ninguna circunstancia, más de tres meses a contar desde el día de entrada a EEUU. 

Si se llega por avión hay que solicitar previamente una autorización para volar, que se conoce como ESTA. En estos momentos esta opción solo aplica a chilenos, españoles y también a algunas personas con doble nacionalidad y que por esa circunstancia uno de sus pasaportes es de un país incluido en el VWP.

Finalmente, cabe destacar que opciones antes descritas no aplican a los ciudadanos canadienses, para quienes están previstas otras reglas.

Parole humanitaria

Cuando una persona extranjera no puede ingresar como turista a EE.UU. podría, en casos excepcionales, solicitar y obtener una parole humanitaria.

Solo puede solicitarse en casos de emergencia médica seria para un periodo de tiempo definido. Solo se puede aprobar en casos de beneficio público para EE.UU. o razón humanitaria urgente.

Con carácter general, esta parole humanitaria debe solicitarse mediante las planillas I-131, I-134 (declaración de sostenimiento) y G-28, si se tiene abogado. La solicitud de parole humanitaria tiene un coste de $575 y los formularios y documentación de apoyo debe enviarse al lockbox de USCIS en Dallas. Si la solicitud es negada, no puede apelarse.

Sin embargo, en el caso de que el solicitante haya sido previamente deportado de EE.UU. o tiene un proceso de deportación abierto, deberá solicitar la parole humanitaria a ICE, a la Oficina de Asuntos Internacionales, en Washington D.C.

El caso de ingresar a Estados Unidos a tener un hijo

Todos los días entran a EEUU decenas de mujeres extranjeras en las últimas fases de sus embarazos para dar a luz, o como dicen en algunos países, a aliviarse. Es una práctica común y legal que brinda un gran beneficio: la ciudadanía estadounidense para el bebé que nace en Estados Unidos.

Pero hay que tener en cuenta ciertas circunstancias, para evitar problemas con el gobierno de EE.UU., la revocación de la visa para los padres e, incluso, que se niegue la entra al país a mujeres embarazadas.

De interés para pacientes con cáncer y sus familiares

Las estadísticas muestran que uno de los tratamientos que más reciben en Estados Unidos los pacientes extranjeros tiene que ver con el cáncer.

Estos son los top 10 hospitales para tratamiento de esta enfermedad. Muchos de ellos tienen un departamento dedicado a ayudar a los pacientes internacionales en sus gestiones y un servicio que habla español.

Puntos clave: visa para recibir tratamiento médico en EE.UU.

Ingresar como turista: visa B2, visa láser o sin visa por ser ciudadano de un país incluido en el Programa de Exención de Visados.

Si no se puede obtener visa: solicitar parole humanitaria. Planillas I-131, I-134 y documentación de apoyo.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.