8 requisitos visas J-1 maestros extranjeros para trabajar en EE.UU.

Características de la visa, trámites para obtenerla y costos

Los maestros extranjeros que desean trabajar en Estados Unidos en las escuelas de primaria o de secundaria pueden obtener distintos tipos de visas para trabajar, como la H-1B para profesionales o la J-1, también conocida como de intercambio.

En este artículo se explica qué debe saberse del programa J-1 para docentes, incluida la obligación de residir fuera de Estados Unidos al finalizar el programa y qué agencias están autorizadas para patrocinar una visa de este tipo. 

Asimismo se explican los requisitos mínimos que se piden para obtener la visa, qué gastos corren de cuenta del maestro solicitante, qué familiares pueden viajar a Estados Unidos con lo que se se conoce como visa derivada y, finalmente, si económicamente compensa trabajar con una visa J-1.

Pasos para J-1 para maestros extranjeros

  1. Obtener patrocinio a través de una agencia o un organismo oficial
  2. Obtener el DS-2019
  3. Pagar SEVIS
  4. Acudir a un consulado estadounidense para obtener visa J-1

Características de las visas para docentes J-1

Tiempo de vigencia

La J-1 es una visa ampliamente utilizada por los que desean ejercer de profesores de primaria o secundaria en EE.UU. Su periodo de vigencia es de entre uno y tres años

Cabe destacar que para enseñar en una universidad se puede obtener este mismo tipo de visa, pero en otro programa

Materias

Puede enseñarse cualquier materia, desde Ciencias y Matemáticas a Música. Pero lo cierto es que todos los años se ofertan muchas plazas para docentes del idioma español.

Obligación de salir de EE.UU.

Al finalizar el contrato, el maestro debe necesariamente regresar a su país de origen. Además, deberán pasar al menos dos años antes de que pueda solicitar otra visa, como por ejemplo la H-1B, para entrar de nuevo en Estados Unidos. Incluso es posible solicitar de nuevo participar en el programa J-1.

La visa J-1 no permite que se busque intencionadamente obtener una oferta de trabajo en EE.UU. o emigrar permanentemente a EE.UU. mediante la obtención de una tarjeta de residencia permanente.

Aunque hay excepciones – conocidas como waiver– a esta regla de estancia fuera de EE.UU. por un periodo de dos años, lo cierto es que en la mayoría de los casos es muy difícil conseguir anular la obligación de regresar al país de origen por un par de años.

Es fundamental entender esta restricción ya que sorprende a muchos maestros extranjeros ya que aplica incluso en casos en los que la persona con una visa J-1 se casa de buena fe con un ciudadano americano que a continuación pide los papeles para su cónyuge extranjero.

Este matrimonio no es suficiente para levantar la obligación de residir fuera de los Estados Unidos por dos años al acaba el programa.

Patrocinador de profesores para enseñar en EE.UU.

El docente extranjero puede trabajar en una escuela pública, privada o una charter, es decir, una escuela pública gestionada privadamente. La única condición es que estén acreditadas con el programa.

En este tipo de visas es fundamental la figura del patrocinador. Esta es una lista de 10 agencias autorizadas por el Departamento de Estado para contratar maestros extranjeros.

No todos los patrocinadores son iguales y algunos están especializados en determinadas materias o en determinados estados, por lo que se recomienda solicitar información de varios de ellos y comparar antes de decidirse por uno de ellos.

Los patrocinadores y la escuela proporcionarán al maestro toda la documentación necesaria, entre ellos el formulario DS-2019, para comenzar el proceso de petición de visa ante el consulado estadounidense correspondiente, que puede denegarla por ser inelegible si no se cumplen todos los requisitos y también si no se cumplen los requisitos para ser admitido a los Estados Unidos.

Además, el patrocinador será el punto de contacto principal del maestro durante su estancia en EEUU y deberá resolver cualquier problema que pueda surgir.

8 requisitos para obtener la visa J-1 para maestros

Para que un maestro extranjero pueda trabajar en EE.UU. con una visa J-1 es necesario cumplir, como mínimo, con los siguientes requisitos.

  1. Fluidez en inglés. Pueden exigir un puntaje mínimo en el TOEFL o pueden comprobarlo en una entrevista o ambas cosas.
  2. Título que de maestro de primaria o secundaria en su país
  3. Cumplir con los requisitos de certificación para enseñar que exija el estado de la Unión americana en el que quiere enseñar.
  4. Experiencia profesional mínima de dos años (24 meses) como maestro o en una actividad relacionada.
  5. Disponibilidad para trabajar a jornada completa.
  6.  En muchos casos se pide que el maestro tenga licencia de manejar con una antigüedad mínima de dos años.
  7. Acreditación de los credenciales educativos por una organización aprobada por el patrocinador de la visa.
  8. Finalmente, el candidato debe ser una persona de buen carácter moral. Es decir, básicamente, que nunca haya sido condenado por un delito. Una condena puede hacer imposible conseguir una visa en un Consulado estadounidense.

Viajar con familiares

El maestro que obtenga una J-1 puede viajar a EEUU acompañado por su cónyuge y sus hijos solteros menores de 21 años de edad.

Los familiares obtendrán una visa J-2, de naturaleza derivada, esto es, si la J-1 es cancelada o expira, también lo hará la J-2.

El marido o la mujer del maestro, que tendrá una visa J-2, podrá trabajar en EEUU siempre y cuando pida permiso al Servicio de Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) y le sea concedido.

Para solicitarlo deberán probar que los ingresos se destinarán a mantenerse a sí mismo y a hijos menores de edad, si los hubiese, pero no al titular de la J-1. Si éste fuera el caso, el USCIS denegará el permiso. El formulario para pedir el permiso es el I-765 y que en la actualidad tiene un costo $410 para procesarlo y que puede incrementarse en cualquier momento. El permiso expirará al mismo tiempo que la visa.

Los hijos de un maestro con J-1 y que tienen a su propio nombre una visa J-2 pueden estudiar en escuelas públicas o privadas de EE.UU.

Qué gastos pagan los docentes titulares de visas J-1

En primer lugar, se debe pagar la denominada tasa SEVIS por un importe de $220 para cubrir los gastos de gestión del programa de intercambio. La excepción son los programas de intercambio con patrocinio federal. En estos casos no se paga tarifa por SEVIS y son los programas cuyos códigos comienzan por G-1, G-2, G-3 o G-7.

No se paga tarifa SEVIS para el cónyuge e hijos del maestro que recibe la visa J-1.

El pago de SEVIS debe hacerse directamente al Departamento de Seguridad Interna (DHS) antes de acudir al consulado a obtener la visa. Si el maestro viaja a EEUU con su familia, la tasa no aplica ni para los hijos ni para el cónyuge. Es decir, sólo la paga el titular de la J-1.

A continuación deberá pagarse un arancel de $160 por tener la visa estampada en el pasaporte. Cada uno de los familiares que acompañe al maestro deberá abonar otros $160 por cada visa derivada J-2 que se emita. Además, algunos consulados exigen pequeños gastos adicionales, como pago de hasta $20 por cerrar una cita por teléfono o abono por el envío por correo de documentación.

En el momento de acudir al Consulado o Embajada para ser entrevistado y obtener la visa hay que enfatizar que algunos consulados piden al solicitante una gran cantidad de documentación para probar que no tiene intención de quedarse en EEUU.

Los requisitos varían de país a país, hay que estar preparado para ello y lo cierto es que se pide más documentación en los países con un número alto de nacionales que han violado los términos de sus visas al no abandonar EEUU cuando tenían que hacerlo.

Salarios de maestros en Estados Unidos

Trabajar en Estados Unidos como maestro brinda conocidas ventajas, como conocer otro país y practicar inglés. Pero es también importante saber cuánto ganan los maestros en Estados Unidos. Las cantidades varían enormemente según el estado, la ciudad, la especialidad y los años trabajados.

Además, es importante conocer el monto de los impuestos y de la canasta alimenticia en el lugar donde se piensa trabajar. Puede suceder que se gane mucho más que en el país de origen pero que, desde el punto de vista económico teniendo en cuenta los gastos, no resulte ventajoso.

Este es un artículo informativo. No es asesoría legal.